El rugido del león

Una resolución contra el abaratamiento de los crímenes

El Tribunal Constitucional ha dado al traste con la argucia de decenas de sanguinarios etarras para salir excarcelados o aminorar su estancia en prisión, al intentar descontarse los años de cárcel cumplidos en Francia. Tal y como hoy avanza EL ESPAÑOL, un auto del Alto Tribunal ha inadmitido a trámite un recurso del histórico Kepa Pikabea, condenado a 192 años de cárcel por seis asesinatos. El Supremo ya le había cerrado esa posibilidad.

Los etarras apelan a la normativa de la Unión Europea, que obliga a considerar las condenas impuestas en cualquier Estado miembro como si hubieran sido dictadas por un tribunal propio.

'Equivalencia'

La aplicación de este principio de equivalencia podría haber beneficiado a unos 80 etarras que ya habían cumplido cárcel en Francia. De hecho, históricos como Santi Potros -inductor del atentado de Hipercor- y Alberto Plazaola llegaron a ser excarcelados en 2014, y Francisco Múgica Pakito o el propio Pikabea acariciaron la posibilidad de que sus múltiples crímenes les salieran aún más baratos.

El Supremo reparó la diferencia de criterio de dos secciones de la Audiencia Nacional y concluyó que debían exceptuarse de la aplicación de esta decisión marco aquellas condenas falladas por delitos cometidos con anterioridad a la primera privación de libertad. Esta es la casuística habitual de los históricos de ETA, que iniciaron su carrera criminal en nuestro país, y sólo después cometieron delitos en Francia.

Víctimas aliviadas

La indignación de las asociaciones de víctimas, que temían que una torticera aplicación de la justicia europea pudiera amparar a asesinos que ya disfrutan de un sistema muy garantista en nuestro país, estaba más que justificada. Si tenemos en cuenta que en España estos presos no han pasado más de 30 años en la cárcel aunque sus crímenes hayan merecido condenas mucho mayores, es indudable que la resolución del Tribunal Constitucional supone, además de un alivio para las familias de los asesinados por ETA, un motivo de confianza en la Justicia.

Es de sentido común que el espíritu de la armonización de condenas no tenga como consecuencia beneficiar a terroristas y asesinos múltiples. Su objetivo ha de ser el de avanzar hacia una Justicia europea. Pikabea puede recurrir ahora ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos o pedir a la Comisión Europea que interponga una queja por incumplimiento de la normativa comunitaria.

Que el asunto es controvertido lo demuestra el hecho de que la resolución del Constitucional haya contado con cuatro votos en contra. La interpretación correcta, en caso de duda o discrepancia en la interpretación de las normas, siempre es la de la equidad y la del lado de las víctimas.