DESHIELO CUBA-EEUU

Obama y Castro: unidos por la economía, separados por los derechos humanos

El presidente de EEUU pide más libertades para Cuba y su homólogo isleño el fin del bloqueo económico.

Los mandatarios han mostrado sus diferencias en su rueda de prensa.

Los mandatarios han mostrado sus diferencias en su rueda de prensa. Reuters

  1. Barack Obama
  2. Raúl Castro
  3. Cuba
  4. La Habana
  5. Relaciones diplomáticas
  6. Derechos humanos
  7. Bloqueo económico
  8. Geopolítica

El Palacio de la Revolución, sede del Partido Comunista de Cuba y símbolo del poder político de la nación, ha albergado un encuentro inimaginable hace poco más de un año. Raúl Castro ha abierto las puertas de uno de los sitios más importantes de la revolución cubana al máximo representante del “imperialismo”: Barack Obama. El líder estadounidense ha hablado de derechos humanos y libertades con su homólogo, que ha sostenido la necesidad del cese del embargo económico que desde hace 55 años se ha impuesto a la isla.

Ambos han reiterado ante un grupo reducido de periodistas que este es apenas un primer paso, pero que sus pueblos tienen que saber convivir a pesar de las diferencias. Es un gesto diplomático que marca una diferencia con lo hecho durante décadas por sus predecesores.

“El embargo va a terminar”, ha dicho Obama. El problema es que no sabe cuándo. La decisión la debe tomar el Congreso de su país, pero ha recordado que con esta visita, en la que ha sido acompañado por un grupo de congresistas demócratas y republicanos, se pueden abrir espacios para el debate en legislativo. “No vemos a Cuba como una amenaza para Estados Unidos”. La frase del presidente norteamericano pretende borrar cualquier duda sobre su intención de avanzar en el diálogo con el Gobierno vecino y por eso pretende que con esta visita se aumente cada vez más el intercambio cultural y económico entre ambos sistemas.

Los puntos de discordia no son pocos y además son evidentes y así lo han reconocido. Mientras el presidente norteamericano ha hecho énfasis en la lucha por los derechos humanos y las libertades que deben tener los cubanos, el presidente Castro ha pedido la devolución de la base militar de Guantánamo. Para él no existen presos políticos en la isla. “¿Cuáles? Dame nombres ya yo los libero esta misma noche”, ha dicho a un periodista cubanoamericano. Castro también esquivó la pregunta sobre su preferencia entre Hillary Clinton y Donald Trump. “Todavía no tengo derecho a votar en los Estados Unidos”.

Para Obama uno de los acuerdos más importantes logrados durante su visita ha sido la posibilidad de que empresas como Google puedan ofrecer acceso a internet para las personas. “Esta es una forma de garantizar que los cubanos puedan estar informados”. La empresa californiana ha llegado a un acuerdo con ambas administraciones para aumentar el acceso de internet en la isla.

Y es que es en el aspecto económico donde la renovada relación entre ambos Gobiernos se sostiene.

La oportunidad de negocios en Cuba es enorme. Eso es lo que han entendido las empresas estadounidenses que han mostrado interés en la isla caribeña. Por eso un grupo de empresarios ha aprovechado la visita del presidente Barack Obama a La Habana para cerrar acuerdos con el Gobierno de Raúl Castro. La apertura de la revolución cubana a una nueva etapa pasa, sin dudas, por permitir mayor inversión extranjera, un desembarco de empresas norteamericanas que puedan emplear mano de obra local.

Obama ha maniobrado de “forma agresiva”, como ha admitido, para flexibilizar los mecanismos que permiten a empresas estadounidenses operar en la isla. El régimen de Castro luce encantado con la idea. Ese es el tipo de iniciativa que necesita una economía como la cubana.

Ambos mandatarios se han permitido bromear y al final del encuentro Raúl Castro levantó la mano de su invitado. A diferencia de lo ocurrido en el aeropuerto, en esta oportunidad sí acompañó a Obama hasta su vehículo, aparcado a las puertas del Palacio de la Revolución. Entre risas se despidieron.

Castro y Obama se reúnen en suelo cubano por primera vez.

Castro y Obama se reúnen en suelo cubano por primera vez. Reuters