Corea del Norte

El Consejo de Seguridad condena unánimente a Corea del Norte

La ONU ve "profundamente desestabilizador" el ensayo nuclear norcoreano pero Washington cree que la detonación no se corresponde con una verdadera bomba de hidrógeno.

Ciudadanos norcoreanos escuchan en las calles de Pyongyang el anuncio del ensayo.

Ciudadanos norcoreanos escuchan en las calles de Pyongyang el anuncio del ensayo. REUTERS/Kyodo

La condena internacional ha sido unánime y ha vuelto a poner de relieve el aislamiento total del régimen de Corea del Norte. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, reunido de urgencia, ha comunicado su condena unánime por suponer "una clara violación de las resoluciones" dictadas por el Consejo contra el régimen de Pyongyang, y ha anunciado que prepara una nueva serie de medidas adicionales.

Todas las grandes potencias mundiales, empezando por sus vecinos, han expresado su indignación por el test de una bomba de hidrógeno llevado a cabo por Pyongyang, le han amenazado con nuevas sanciones y le han exigido que vuelva a las negociaciones a seis bandas (EEUU, Japón, China, Rusia y las dos Coreas) para desnuclearizar la península norcoreana.

Estados Unidos ha sido, junto con Japón, el país que ha pedido la reunión de emergencia de la ONU que se celebra este miércoles, durante la cual la misión estadounidense ha condenado cualquier violación de las resoluciones de la comunidad internacional y ha exigido a Corea del Norte que cumpla sus obligaciones y compromisos.

Sin embargo, Washington se muestra escéptico sobre la veracidad del anuncio realizado por Pyongyang y considera que todavía serán necesarios varios días para determinar con precisión qué clase de artefacto nuclear ha detonado Corea del Norte, según fuentes oficiales de EEUU.

Las primeras valoraciones de los expertos coinciden en señalar en que la intensidad del seísmo provocado por esta supuesta detonación coincide aproximadamente con las registradas por otras pruebas nucleares, pero es significativamente menor de lo que había provocado la detonación de una bomba de hidrógeno, más potente que una bomba nuclear tradicional.

Ban Ki-moon: "Profundamente desestabilizador"

El surcoreano Ban Ki-moon, secretario general de la ONU calificó como "profundamente desestabilizador" e "inquietante" el ensayo nuclear dado a conocer por Corea del Norte y exigió a ese país que cese inmediatamente cualquier actividad en ese sentido.

"La prueba nuclear subterránea anunciada hoy por Corea del Norte es profundamente inquietante", afirmó Ban. "Una vez más, este ensayo viola las numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad, a pesar de los llamamientos unificados de la comunidad internacional para que cese esas actividades", agregó.

Ban, que no aceptó preguntas de los periodistas, insistió en condenar "inequívocamente" esta decisión del régimen de Pyongyang y le exigió "cesar cualquier futura actividad nuclear y cumplir con sus obligaciones para una desnuclearización verificable".

Ban Ki-moon, al término de su lectura del comunicado

Ban Ki-moon, al término de su lectura del comunicado Reuters

China. El Gobierno chino, lo más parecido a un aliado que tiene Corea del Norte, ha asegurado a través de su ministerio de Exteriores que no recibió ningún aviso previo sobre el ensayo de una bomba de hidrógeno y ha anunciado que presentará una protesta formal ante el régimen de Kim Jong Un. Pekín ha anunciado que trabajará con otros miembros de la comunidad internacional para lograr la desnuclearización de la península norcoreana. Y ha pedido a Pyongyang que cumpla sus compromisos y se abstenga de cualquier nueva iniciativa que agrave la tensión.

La Unión Europea. La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ha resaltado que, de confirmarse, el ensayo nuclear supondría una “grave vulneración” de las obligaciones internacionales de Corea del Norte y “una amenaza a la paz y la seguridad de toda la región del noreste de Asia”. Mogherini ha pedido a Pyongyang que “cese este comportamiento ilegal y peligroso y vuelva a la mesa de negociaciones”.

Rusia. También el ministerio de Exteriores de Rusia ha llamado a la calma a todas las partes implicadas en el conflicto entre las dos Coreas, aunque ha dejado claro que, de confirmarse, el test nuclear sería una grave violación de las resoluciones de la ONU. “En esta situación, llamamos a todas las partes a mantener la calma y abstenerse de acciones que puedan provocar una escalada de tensión incontrolada en Asia Nororiental”, ha dicho su portavoz, María Zajárova, en un comunicado.

Corea del Sur. La presidenta surcoreana, Park Geun-hye, ha dicho que el ensayo nuclear norcoreano supone una grave provocación y un desafío a la paz y la estabilidad internacional y ha pedido sanciones para el régimen de Kim Jong Un. “Ahora, el Gobierno debe cooperar estrechamente con la comunidad internacional para hacer pagar a Corea del Norte por este ensayo nuclear”, ha dicho Park tras una reunión del Consejo Nacional de Seguridad. La presidenta también ha avisado de que Corea del Sur responderá a cualquier nueva provocación de su vecino. En paralelo, los servicios de inteligencia surcoreanos han expresado dudas de que Pyongyang haya hecho estallar realmente una bomba de hidrógeno.

Japón. El Gobierno japonés ha condenado la actuación de Corea del Norte y ha anunciado que se coordinará con Estados Unidos, Corea del Sur, China y Rusia para proponer sanciones. “Es algo que no podemos aceptar, lo condenamos enérgicamente”, ha dicho un portavoz gubernamental. De momento no se ha detectado radiación de la prueba nuclear norcoreana en los puestos de detección japoneses.

La OTAN. El secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, ha condenado el desarrollo continuado de armas nucleares por parte de Corea del Norte, así como su "retórica inflamatoria y amenazante" por considerar que "socava la seguridad regional e internacional". "Corea del Norte debe abandonar las armas nucleares y los programas existentes de misiles nucleares y balísticos de forma completa, verificable e irreversible y comprometerse en negociaciones creíbles y auténticas sobre desnuclearización", ha dicho Stoltenberg en un comunicado.

Reino Unido. El ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, de visita oficial en China, ha dicho que el test nuclear norcoreano supone una “provocación” y una “grave vulneración” de las resoluciones de la ONU.

Hammond ha explicado que tanto Reino Unido como China condenan la prueba de Pyonyang y apuestan por reanudar las conversaciones sobre desnuclearización a seis bandas . También ha avanzado que las sanciones contra Corea del Norte podrían endurecerse.

Francia. El presidente francés, François Hollande, ha calificado el test nuclear norcoreano de “violación inaceptable de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU” y ha reclamado una “reacción fuerte de la comunidad internacional”.