Pesquisas en su habitación

La Policía descartó el suicidio de Barberá tras revisar sus pastillas

Agentes de Homicidios desecharon una muerte violenta al ver los signos físicos del cadáver.

Homenaje a Barberá en el Ayuntamiento

Homenaje a Barberá en el Ayuntamiento Efe

La ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá murió a causa de un infarto tal y como certificaron los sanitarios del SUMMA que la atendieron y luego confirmó la autopsia de su cadáver. No obstante, antes del dictamen definitivo, la Policía realizó unas breves pesquisas tras las que descartó que la dirigente del PP hubiese sido sufrido un ataque violento o se hubiese suicidado.

Según han informado a EL ESPAÑOL fuentes conocedoras del caso, entre las averiguaciones que realizó la Policía Nacional, se incluyó revisar el blíster de pastillas que por prescripción médica tomaba la ex alcaldesa de Valencia. Los agentes pudieron comprobar que no se había producido una ingesta anormal de fármacos. Barberá se medicaba a causa de una depresión.

Hasta el Hotel Villa Real de Madrid, a escasos metros del Congreso de los Diputados, se desplazaron la mañana del pasado 23 de noviembre varios efectivos de homicidios dependientes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. A las 7.03 horas, el 112 alertó de que una mujer de 68 años necesitaba atención médica y, aunque se le practicaron maniobras de reanimación cardiopulmonar durante media hora, los sanitarios sólo pudieron confirmar el fallecimiento.

Inspección ocular

Los agentes especializados en Homicidios tienen una dilatada experiencia y se enfrentan de manera habitual a escenas con cadáveres. Tras su primera inspección ocular, también se inclinaron por el fallecimiento a causa de un infarto. El cuerpo sin vida de la ex alcaldesa presentaba síntomas inequívocos de los fallecidos a causa de estas dolencias cardíacas, según las mismas fuentes.

Sobre las 9.30 de la mañana acudió al lugar el juez de guardia de diligencias, el titular del Juzgado de Instrucción número 43 de Madrid, para el levantamiento del cadáver, y una hora después abandonó el lugar. Pasadas las 11.30 horas, los servicios funerarios acudieron al hotel para trasladar su cuerpo al Instituto Anatómico Forense para que se le practicase la autopsia, debido a que su fallecimiento fue extrahospitalario.

Por la puerta principal

A la hora de evacuar a la ex alcaldesa, los responsables del hotel Villa Real ofrecieron la posibilidad de salir por el aparcamiento, lejos del alcance de los numerosos reporteros gráficos que ya a esa hora se agolpaban a la puerta del establecimiento. No obstante, finalmente el cuerpo salió por el acceso principal. Las fuentes consultadas afirman que la decisión fue adoptada por los servicios funerarios. 

El pasado 19 de julio, la ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá recibió en su domicilio un sobre con una bala en su interior, por lo que acudió a comisaría a presentar una denuncia por estos hechos, según adelantó entonces EL ESPAÑOL. Según confirmaron fuentes policiales y el propio entorno de la dirigente valenciana, no era la primera vez que Barberá recibía un sobre de este tipo en su domicilio. Ya en enero de 2015, al abrir su buzón, se encontró con un envío exactamente igual. Según las fuentes consultadas también tenía una bala en su interior.