Susana Díaz

Los socialistas europeos respaldan a Susana Díaz en su carrera para dirigir el PSOE

La dirigente arremetió ante el grupo parlamentario en Bruselas contra los nacionalismos y los "separatistas".

La presidenta andaluza ha exhibido músculo diplomático en Bruselas

La presidenta andaluza ha exhibido músculo diplomático en Bruselas

  1. Susana Díaz
  2. Pedro Sánchez
  3. Parlamento Europeo
  4. Comisión Europea
  5. Pierre Moscovici
  6. PSOE

"Es una gran personalidad, una gran combatiente. Una mujer fuerte, tenaz, combativa y muy europeísta", ha dicho de ella el líder de los socialistas en la Eurocámara, el italiano Gianni Pittella. "Es una figura con gran potencialidad en la política española y quizá también en la europea", ha asegurado el jefe de la delegación del PSOE, Ramón Jáuregui. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha hecho una exhibición de músculo diplomático en su visita a Bruselas este miércoles y ha sido arropada sin fisuras por los principales altos cargos socialistas en la UE.

En un viaje relámpago de un solo día, Díaz ha logrado que la reciban la jefa de la diplomacia, la italiana Federica Mogherini; el presidente de la Eurocámara, el alemán Martin Schulz; el comisario de Asuntos Económicos, el francés Pierre Moscovici; y la responsable de Política Regional, la rumana Corina Cretu. Y le han invitado a dar un discurso ante el grupo socialista europeo, un tratamiento de alfombra roja poco frecuente para un simple presidente autonómico.

La cargada agenda de la presidenta andaluza en Bruselas ha causado "sorpresa" entre algunos eurodiputados socialistas de otros países miembros. "Muchos se han preguntado cuál es el motivo para invitar ahora a Susana Díaz cuando hay una gestora en el PSOE, todavía no se ha decidido cuál será el futuro líder y el grupo europeo no tiene voz ni voto para decidir lo que pasa en España", explica a EL ESPAÑOL un alto funcionario europeo. La única respuesta posible, añade, es que la cúpula socialista europea quiere apoyar a Díaz en la carrera para liderar el PSOE. "¿Invitarían también a Pedro Sánchez en este momento?", ironiza.

La intervención de Díaz ante el grupo socialista europeo ha obligado incluso a acelerar las deliberaciones de los eurodiputados sobre la gran decisión adoptada este miércoles: proponer a Pittella como candidato a presidir la Eurocámara cuando Schulz se marche a la política alemana en enero para que el PP europeo no controle todas las instituciones. La presidenta andaluza ha llegado a la sala y se ha sentado en el podio antes de que terminara el debate sobre la candidatura de Pittella. Y aunque la discusión era a puerta cerrada, se ha hecho entrar a los periodistas españoles que seguían a Díaz, lo que ha provocado las quejas del resto de delegaciones. 

Un discurso de jefa de Gobierno

Sin consultar papeles y en castellano, Susana Díaz ha pronunciado un discurso de unos 15 minutos más propio de un jefe de Gobierno que aspira a refundar la UE que de una presidenta autonómica. Ha identificado los tres problemas que a su juicio han llevado a la "desafección" de los ciudadanos y al auge de los populismos: la "mala gestión de la crisis económica" y las políticas de austeridad que han provocado "muchísimo sufrimiento"; el trato inadecuado a los refugiados sirios y la falta de respuesta ante el auge de los "nacionalismos" de todo tipo, entre los que ha citado a los "separatistas que quieren separar lo que lleva siglos unido".

"En lugar de estar afrontando cómo se gestionan ciertas independencias, deberíamos estar afrontando cómo gestionamos la interdependencia, aquello que unidos nos hace más fuertes", ha resaltado la presidenta.

Además, ha desgranado sus recetas para hacer frente a la crisis de la Unión desde una perspectiva socialdemócrata. La más importante, una política fiscal que acabe con el fraude y los paraísos fiscales, con medidas como la creación de una tasa a las transacciones financieras y la armonización del impuesto de sociedades. Y también un "salto a lo social" para combatir la pobreza y la desigualdad.

Susana Díaz ha apelado a los socialistas a "reconstruir el proyecto de la Unión de manera más fuerte, afrontando nuevos desafíos con sensibilidad, con mirada al sur y siendo la esperanza que necesitan los europeos para volver a sentirse orgullosos".

En su debate posterior con los eurodiputados, nadie le ha preguntado directamente por la crisis del PSOE. Sólo el parlamentario alemán Udo Bullmann le ha dicho que para que la socialdemocracia en Europa sea potente, necesita un PSOE fuerte en España. La presidenta de la Junta le ha contestado que los socialistas españoles se recuperarán pronto. Una eurodiputada portuguesa le ha interrogado sobre la corrupción y ella ha respondido que su prioridad es combatirla con más transparencia.

Plataforma para la carrera en el PSOE

Susana Díaz sostiene que su visita a Bruselas forma parte de las obligaciones de su cargo y niega que sea el pistoletazo de salida de una campaña aún no declarada para la secretaria general del PSOE. "No estoy en eso. Yo voy a estar donde quieran mis compañeros y mis compañeras. En la cola o en la cabeza, con ilusión, con ganas. Pero que eso ahora mismo no toca", ha repetido en la capital belga. Espera que "pronto" se sepa más sobre las fechas del congreso para elegir al nuevo líder.

Entre sus reuniones, la que más ha llamado la atención es con la Alta Representante para la Política Exterior y de Seguridad, Federica Mogherini, ya que la Junta no tiene competencias en estas cuestiones. Díaz asegura que el objetivo de esta reunión era hablar de la acogida de refugiados y migrantes, aunque también en este caso el interlocutor de Bruselas es el Gobierno de Rajoy.

El líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, ha contraprogramado a Díaz viajando también a la capital comunitaria con una agenda paralela. Moreno se ha reunido con el comisario de Energía, Miguel Arias Cañete; el vicepresidente económico, Jyrki Katainen; y la responsable de Empleo, Marianne Thyssen, todos ellos del PP. Y ha reprochado a la presidenta de la Junta que, según él, se haya negado a pactar un programa conjunto para defender los intereses de Andalucía en Bruselas.

"Lo que le discuto es que utilice las instituciones andaluzas y este viaje como plataforma para su carrera política hacia Ferraz. Creo que ese no es el camino, que se le hace un flaco favor a los intereses de Andalucía y genera desconfianza en las instituciones. La señora Díaz tiene que hacer un esfuerzo por separar los intereses de Andalucía, los recursos públicos de todos los andaluces de su carrera política dentro del partido", ha dicho el líder del PP andaluz.