Generalitat Valenciana

La Generalitat valenciana pide personarse como acusación en el caso Ribera Salud

Puig critica que durante años no se analizaran las concesiones sanitarias y anuncia el fin de la primera auditoria del modelo.

El hospital de Alzira, controlado por Ribera Salud.

El hospital de Alzira, controlado por Ribera Salud.

  1. Generalitat Valenciana
  2. Ribera Salud
  3. Ministerio de Sanidad
  4. Valencia
  5. Salud pública

"Hemos dado orden a la Abogacía de la Generalitat para que se persone como acusación en este caso". El presidente valenciano, Ximo Puig, ha anunciado este miércoles, durante la sesión de control parlamentario, que pedirán ejercer la acusación en la investigación abierta por el juzgado de Instrucción 4 de Valencia sobre el pago de comisiones de Ribera Salud a proveedores de productos sanitarios a través de la central de compras B2b. Esta investigación se abrió tras un informe policial que apuntaba a estas comisiones en la compra de prótesis, unos materiales que paga directamente la Generalitat y no entran dentro de la concesión de hospitales que gestiona Ribera Salud, con lo que la operación generaría un evidente perjuicio económico para las arcas públicas.

Una investigación de EL ESPAÑOL reveló que la central de compras también se quedaba con porcentajes de otros productos sanitarios o farmacológicos que sí entraban en la concesión pero que se cobraban por B2b a espaldas de la administración. Las comisiones ascienden hasta porcentajes del 36%.

Este miércoles, el portavoz de Compromís en las Cortes Valencians, Fran Ferri, ha interpelado al presidente valenciano sobre esta investigación judicial y periodística cuyos hechos desvelados ha tildado de “muy graves”. “Según las informaciones, B2b era un negocio suculento”, ha dicho. Ferri ha achacado esta situación al sistema de concesiones sanitarias y le ha preguntado a Puig por estas informaciones.

El presidente del gobierno valenciano ha destacado que las cinco áreas sanitarias que dependen de concesiones en la Comunidad Valenciana “no estaban sometidas a ningún tipo de control efectivo, ni de calidad ni económico”. Así, ha recalcado que han iniciado auditorías del sistema y que “en pocas semanas” se harán públicas las primeras. “Hasta ahora no se había comprobado la calidad del servicio”, ha criticado.

“Es voluntad del Consell acabar con la opacidad y oscurantismo que nos hemos encontrado ante esta investigación judicial”, ha dicho. En este sentido, ha dejado en manos del juez de instrucción la investigación sobre el posible cobro de comisiones en prótesis e implantes en los hospitales gestionados por Ribera Salud pero ha anunciado que la Abogacía de la Generalitat pedirá ser acusación en el caso.

Además, ha apuntado que la Conselleria de Sanidad ya ha entregado (lo hizo el pasado viernes) el informe que el juzgado le había requerido y del que dependía el avance de la instrucción así como las imputaciones solicitadas por el fiscal. El Ministerio Público reclamó que, una vez recibido este informe, se tomara declaración como investigados al director gerente de Ribera Salud, Alberto de Rosa, y al director financiero, Pablo Gallart.

Paralelamente a la investigación judicial, Puig ha recordado que la Conselleria de Sanidad también tiene abierta una investigación administrativa sobre B2b (reclamó información al gigante sanitario que debería presentar esta semana) y sobre el posible cobro de comisiones y contratos confidenciales con proveedores. Del transcurso de esta investigación administrativa, ha dicho, se “actuará en consecuencia” en el caso de que se detecten responsabilidades. En principio, el gobierno valenciano tiene previsto zanjar la concesión de Ribera Salud en abril de 2018.