Andalucía

Teresa Rodríguez batallará contra una candidatura errejonista

Se enfrenta a una corriente liderada por 180 cargos institucionales y orgánicos de la formación morada.

Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía.

Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía. Efe

  1. Teresa Rodríguez
  2. Podemos
  3. Andalucía
  4. Íñigo Errejón
  5. Pablo Iglesias

“Andalucía, plaza a plaza” es el nombre bajo el que más de 180 cargos institucionales y orgánicos de Podemos Andalucía se han unido para formar una candidatura alternativa a la de Teresa Rodríguez. El objetivo: la renovación de la dirección del partido en la Comunidad. Esta corriente se presenta para defender un modelo “más democrático y participativo”, pero sin candidato por el momento. Y aunque entre los nombres cercanos esté el del exsecretario de Organización de Podemos y actual diputado en el Congreso, Sergio Pascual, este ya se ha descartado.

“Bien por los compañeros y compañeras de Plaza a Plaza, por apostar por un debate de ideas y no de nombres. En el segundo no me van a encontrar”, ha dejado escrito en la red social Twitter quien fuera cesado de manera fulminante por el líder de Podemos, Pablo Iglesias. De esta forma, se aparta de una carrera contra Rodríguez, con la que mantuvo fuertes divergencias durante su etapa como secretario de Organización. La tensión fue máxima durante la configuración de las candidaturas para las dos convocatorias de elecciones generales.

Afines a Iñigo Errejón

En esta corriente sí hay otros nombres vinculados aparte de Pascual. En la presentación de su manifiesto, se ha invitado a incorporarse a la secretaria general de Podemos Sevilla y parlamentaria andaluza, Begoña Gutiérrez, el vicepresidente tercero de la Mesa del Parlamento andaluz, Juan Moreno Yagüe, o la diputada en el Congreso por Granada Ana Terrón. Aunque esta corriente pretende alejarse de la división entre afines al número dos, Íñigo Errejón, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, lo cierto es que está más próxima al primero, al menos en el caso de Pascual.

Esta candidatura alternativa promueve una organización “más enraizada” en Andalucía y que “mire hacia fuera”, es decir, no sólo para la gente de izquierdas, “sino para todas las personas que son favorables a la mejora de las condiciones de vida de las mayorías”. Aunque no quieren considerarse una corriente crítica, sí han reprochado a Rodríguez que el debate andaluz no tenga su espacio y su tiempo, y que este se solape con la actual coyuntura en la que el foco de atención está en la gobernabilidad del país.

Rodríguez no está preocupada

No parece preocupar a Rodríguez esta candidatura alternativa. Su papel se ha visto reforzado en el último año y medio, y las sucesivas convocatorias electorales le han servido para ir territorialmente asentándose en Andalucía como la cara visible de Podemos e ir tejiendo una red. Aunque su adscripción es anticapitalista y ella siempre se ha reivindicado como “no pablista”, a la hora de afrontar esta asamblea buscará otras alianzas.

La intención de celebrar este cónclave pasa por corregir la precipitación con la que se estructuró el partido (hay provincias sin secretarios generales), con un modelo en la que la propia Teresa Rodríguez admitió que está “agotado” y también para poner coto a quienes airean las diferencias internas.

Aunque por ahora no tenga rival con nombre y apellidos, Rodríguez se ha congratulado por tener compañeros que quieran presentar una alternativa a la actual dirección, y ha asegurado que en ningún caso puede estar molesta “por el disenso, sino todo lo contrario”. En declaraciones facilitadas por el partido a Europa Press, Rodríguez ha querido enviar un “saludo fraternal” a quienes lo han promovido porque “si se abre un proceso asambleario es precisamente para esto, para que se den los debates, surjan las ideas y se vean los necesarios consensos y disensos”.