Agresiones sexuales

Colectivos por la igualdad: "Se ha protegido la imagen de los Sanfermines con silencio"

El Ayuntamiento de Pamplona achaca el aumento de denuncias por agresiones sexuales a la campaña de sensibilización.

Miles de pamploneses se han concentrado para expresar nuevamente su rechazo a las agresiones sexuales.

Miles de pamploneses se han concentrado para expresar nuevamente su rechazo a las agresiones sexuales. Efe

En Pamplona no todo vale. Es el mensaje que lleva tres años queriéndose transmitir desde diversos altavoces en la capital navarra cuando se acercan los Sanfermines: ayuntamiento, asociaciones y ciudadanía en general gritan que "ya vale de venir a Pamplona a sobrepasarse". "El buen rollito se termina cuando se están pasando cuarenta pueblos", explica Pilar Mayo, técnico de Igualdad en el Ayuntamiento de Pamplona.

Que se termine el "buen rollito" al que la técnico hace referencia implica que actitudes que hasta ahora estaban socialmente aceptadas o normalizadas sean vistas como violencia. "Que te toquen el culo también es una agresión sexista", indica. No hace mucho, que una mujer fuera a un lugar abarrotado y allí recibiera algún tipo de tocamiento recibía la contestación de "tú te lo has buscado". "Eso se ha terminado, las mujeres tienen el mismo derecho que ellos a salir y a pasarlo bien sin preocupaciones", explica la técnico.

Desde que comenzaron los Sanfermines, doce personas han sido detenidas acusadas de delitos sexuales, seis de ellas por abusos y otras seis por agresiones. Solo durante el último fin de semana se han interpuesto cuatro denuncias por agresión sexual y una por violación. 

La denuncia es clave

"No es que haya más casos que otros años, sino que se denuncia más", apunta Mayo. La campaña de sensibilización en contra de las agresiones sexistas en Sanfermines, dice, ha sido "determinante" para que las chicas se animen a denunciar, necesario para que se puedan producir las detenciones. 

No es que haya más casos que otros años, sino que se denuncia más

Hay que combatir, además, los mensajes que "se transmiten en las redes" de que en Pamplona "se puede todo". "Hay que contestar sin tregua a esos mensajes, pero es verdad que a veces no lo abarcamos todo", explica la técnico de Igualdad.

"El consumo de alcohol u otras drogas no justifica los comportamientos sexistas", dicen desde el Ayuntamiento. Para Mayo, las agresiones no están causadas por estos consumos, sino que solo "hacen que salga el machista que el agresor lleva dentro", que piensa que las mujeres están "al servicio de los hombres". 

Miles de personas salieron a la calle el 7 de julio para condenar la violación de la noche anterior.

Miles de personas salieron a la calle el 7 de julio para condenar la violación de la noche anterior.

Para Nekane Merino, del colectivo Lunes Lilas, la clave está en que "hasta ahora se ha silenciado lo que ocurría". "Esto pasa en todas las fiestas pero se tapa por imagen, ha habido mucho silencio", apunta.

El aumento de las denuncias y que la ciudadanía salga a la calle a mostrar su rechazo sirve para "hacer eco de que ya vale". De esta forma, cala la idea de que "todas las personas" tenemos derecho a disfrutar de las fiestas con "seguridad, libertad y en igualdad". "Pamplona tiene que echarse a la calle", dice Merino, y apostilla: "Debería pasar lo mismo en todas las ciudades en las que esto ocurre". "Hay que transmitir que queremos vivir estas fiestas desde el respeto", apunta.

"Pamplona no es una ciudad sin ley"

No hay motivos para la alarma. Así lo cree la portavoz del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, que reconoce que está habiendo "más casos de denuncias" que en otras ocasiones. Al respecto señala que el suceso que tuvo lugar el día 7, en el que una joven fue agredida por cinco hombres, que han ingresado en prisión, fue "tan brutal" que ha generado una mayor sensibilización" y está haciendo que se denuncien "muchos casos que otros años se dejaban pasar o no se consideraban".

Ollo lamenta que hay "una parte mínima" de las personas que acuden a San Fermín que no han entendido que la fiesta "hay que vivirla con respeto". Como ejemplo de lo que "se vende" de estas fiestas, la portavoz señala que una agencia turística vendía Pamplona como "la ciudad en la que puedes beber, bailar y besar a quien quieras". Ese, subraya, es "el discurso que se debe combatir".

Marcha silenciosa

Las Peñas de Pamplona protagonizaron este lunes una marcha silenciosa desde la Plaza de Toros hasta la Plaza del Castillo en protesta por las agresiones sexuales ocurridas en Sanfermines. A las peñas se sumaron el propio Ayuntamiento de Pamplona y los colectivos Lunes Lilas y Andrea, que reivindicaron unas fiestas en las que el ocio y disfrute no sean confundidos con el "todo vale". La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, también asistió a la concentración.

"Las mujeres tienen el mismo derecho a compartir la calle, la fiesta y el resto de espacios, sin que su seguridad y derechos sean violados", subrayaron estos colectivos, que solicitaron que se facilite información oficial del Ayuntamiento de Pamplona y juzgados a todas las mujeres que han vivido estos hechos "y todavía no se atreven a denunciarlo".