Operación Taula

El sucesor de Barberá: “Vamos a seguir como concejales, no hay pruebas de cargo”

Los nueve ediles investigados no abandonarán el acta como les pide la presidenta del PP valenciano.

El portavoz municipal del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Novo

El portavoz municipal del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Novo Efe

Los ediles del PP investigados (antes llamados imputados) en la supuesta operación de blanqueo en el seno del grupo municipal de Valencia confirman su rebeldía. No dimitirán y no abandonarán el consistorio tal y como les pide la dirección del partido. Los implicados son nueve de los diez concejales que el PP tiene en el Ayuntamiento. “Reafirmamos que vamos a seguir como concejales (...) Creemos que el contenido que se desprende del sumario no tiene la consistencia que respalde la existencia de consecuencias políticas inmediatas que parece que solo buscan dañar la capacidad del grupo más numeroso de la oposición”, ha manifestado esta mañana Alfonso Novo, el elegido por Barberá para dirigir el grupo municipal y liderar la oposición.

Novo ha comparecido en el Ayuntamiento poco después de que lo hiciera la exalcaldesa en la sede del PP en Valencia. En sus declaraciones se ha sumado a la teoría de la senadora de que no hay nada que sustente las acusaciones más allá de unas grabaciones, las de la exconcejala María José Alcón, sobre quien Novo ha desplegado toda sombra de sospecha. Alcón fue destituida en mayo del pasado año tras conocerse unas grabaciones de la operación Taula en la que estaría hablando de cobro de comisiones con el arrepentido Marcos Benavent. “No hay pruebas ni datos en el sumario, hay testificales que vienen del entorno de Alcón”, ha dicho. La grabación aludida es la de una conversación de esta exconcejala y su hijo, mantenida el 15 de abril, en la que habla de la “trampa” del blanqueo y la “corrupción política total” que implicaba.

Novo ha comparecido para manifestar que nada de lo que aparece en el sumario suponen “pruebas de cargo que demuestren la comisión de ningún delito por parte de los miembros del PP”. “Entendemos que son acusaciones que no están demostradas, en el sumario no queda acreditado el blanqueo que se nos imputa”, ha dicho. Así que ninguno de ellos se plantea dimitir. La línea roja, ha reiterado Novo, no es la que trata de implantar el partido –la imputación-, sino la que marcan los estatutos. Esto es, la apertura de juicio oral. “Esto es a lo que están obligados todos en el peor de los casos”, sostiene. Así que el portavoz municipal ha afirmado que espera y confía que no sean expulsados del PP.

Alfonso Novo ha confirmado que durante la campaña hubo una reunión en la que se decidió pedir aportaciones de mil euros “por la necesidad” que tenían, que era la primera vez que se hacía, pero no ha concretado quién participó en esa reunión, aunque sí ha asegurado que Barberá no estuvo.

Sobre la novedad que supone la imputación del PP como persona jurídica, Novo ha dicho que es una “consecuencia lógica”. “Si de lo que se está acusando es de blanquear, ¿quién se supone que era el beneficiario del dinero? Aquí nadie se ha llevado dinero al bolsillo”, ha agregado.