XI LEGISLATURA

Rivera exige al PSOE una "reforma exprés" de la Constitución

Para acabar con los aforamientos, facilitar la iniciativa popular, garantizar la independencia de los jueces, suprimir las diputaciones y limitar el mandato del Presidente a ocho años.

Albert Rivera ha exigido una reforma exprés de la Constitución de cinco puntos para cerrar un acuerdo de gobierno con el PSOE en las próximas horas. El líder de Ciudadanos ha admitido que ese acuerdo “está cerca”, pero ha pedido a Pedro Sánchez un último esfuerzo para negociar estas peticiones. Rivera ha dicho que si el PSOE no acepta estas medidas, su partido se levantará de la mesa y no habrá acuerdo. Minutos antes de la comparecencia de Rivera, Sánchez y el secretario de Organización socialista, César Luena, mantenían una reunión “discreta” con el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, en el Congreso.

Ciudadanos ha dicho que esas cinco reformas que sellarían el pacto son la supresión de los aforamientos, limitar a dos mandatos (ocho años) la presidencia del Gobierno, la despolitización de la justicia, rebajar de 500.000 a 250.000 las firmas necesarias para tramitar iniciativas legislativas populares y la supresión de las diputaciones. Rivera ha eliminado la referencia a la eliminación del Senado.

"Queremos pedirle públicamente (a Sánchez) un último esfuerzo para aceptar esta reforma de la Constitución y apostar por la regeneración democrática", ha dicho. "Estos puntos son una condición sine qua non para nosotros".

Para marcar claramente las distancias, Rivera ha asegurado que su partido también reflejará en el acuerdo que España no se embarcará en aventuras separatistas ni referéndums, que se controlará el gasto y que no se gravará los impuestos a la clase media. Y ha explicado que el texto que discuten a contrarreloj PSOE y Ciudadanos es un acuerdo de gobierno ley a ley.

Ciudadanos ha admitido que en este momento tiene abiertas todas las opciones de voto (sí, no y abstención) para la investidura. El PSOE se ha comprometido a someter el acuerdo al voto de su militancia y la consulta debe convocarse en las próximas horas. Además, las ejecutivas de los dos partidos deben ratificar cualquier acuerdo antes del debate de investidura, que empieza el próximo martes.

La reforma constitucional se tramitaría en los tres primeros meses de la legislatura. Al no tratarse de derechos fundamentales, necesitaría el apoyo de los tres quintos de la Cámara. La suma PSOE-Ciudadanos, con 130 escaños, no es suficiente y además el PP tiene mayoría de bloqueo en el Senado. En ese sentido, Rivera ha recordado que desde que comenzaron las negociaciones con Sánchez Ciudadanos siempre ha defendido la necesidad de sumar al PP. Otra opción es contar con el apoyo de Podemos. El PSOE tiene abierto en este momento un diálogo paralelo con el partido de Iglesias y otras fuerzas de la izquierda.

“Nosotros creemos que el PP debería sumarse a ese acuerdo”, ha señalado Rivera. En ese sentido, y ante la cercanía del acuerdo con el PSOE, Ciudadanos iniciará esta misma tarde una ronda de contactos con el PP. Sobre Podemos, Rivera ha precisado que será Pablo Iglesias el encargado de explicar si apoya o no estas medidas.