Energía

Los trabajadores de Elcogas, en vilo a pocos días del cierre de la central

La plantilla pide al Ministerio una reunión ante la inminente desconexión de la planta de Puertollano. PSOE, Podemos, Ciudadanos e IU firman una propuesta no de ley para pedir al Gobierno una solución alternativa

La manifestación de los trabajadores de Elcogas, este martes en Madrid.

La manifestación de los trabajadores de Elcogas, este martes en Madrid. EFE

Los trabajadores de Elcogas han vuelto hoy a manifestarse frente al Ministerio de Industria para pedir una solución que evite el cierre de la central de ciclo combinado de Puertollano y el despido de toda la plantilla. Una representación del comité de empresa se ha reunido con la directora general de Política Energética y Minas, Teresa Baquedano, a quien le han pedido una reunión con todos los actores implicados para encontrar una alternativa al cierre.

La protesta de los 143 empleados es una contrarreloj: esta semana expiran los tres meses de prórroga que se acordaron en octubre para el cierre de la central. Si no hay novedades, el viernes se procederá a la desconexión de la planta de la red eléctrica, dos décadas después de su puesta en actividad y ante la negativa del Ministerio de Industria al estudio de viabilidad presentado por la empresa. Este estudio prevé la introducción de biomasa en el ciclo de producción de la central, cuyo principal combustible es el carbón. 

"Tengo la esperanza de que al final escuchen a la ciudadanía y que el ministerio se entienda con la empresa", ha comentado el secretario del comité de empresa Jesús Crespo, quien, junto con otros trabajadores, ha acudido esta mañana al Congreso para la presentación de la propuesta no de ley contra el cierre de la central. La propuesta está firmada por PSOE, PODEMOS, IU y Ciudadanos. "La conyuntura política actual, con un gobierno en funciones, precisa de voluntad política para resolver y dar solución a la petición de continuidad y evitar el cierre", se lee en el texto.

A la espera de una respuesta del Ministerio, los trabajadores de la central siguen el encierro en las instalaciones de Puertollano que empezaron el lunes. Su protesta cuenta con amplio apoyo en una ciudad que desde hace años sufre por las consecuencia de una reconversión industrial fallida tras las esperanzas repuestas hace años en el boom de las energías renovables.