MEDIOS

Pedro J. denuncia "la concentración del poder"

El director de EL ESPAÑOL critica "el sistema discrecional" por el que los gobiernos reparten licencias de televisión. 

El director de EL ESPAÑOL en un acto de Fundación Eisenhower.

El director de EL ESPAÑOL en un acto de Fundación Eisenhower. Madrid

Pedro J. Ramírez denunció este jueves "la concentración del poder empresarial, político y mediático" en España. En un acto de la Fundación Eisenhower celebrado en la Casa de América de Madrid, el director de EL ESPAÑOL arremetió contra "el sistema discrecional" que utilizan los gobiernos para otorgar licencias de televisión, en clara referencia al reparto recién decidido por el Ejecutivo del PP. Entre los presentes estaban los principales directivos del grupo Atresmedia, como Silvio González, Maurizio Carlotti y Mauricio Casals, que acompañaban a Gloria Lomana, directora de Informativos de Antena 3, ganadora en 2015 del premio First Amendment que entrega la citada fundación.  

En el exclusivo auditorio del Salón Embajadores de la Casa de América se encontraban, amén de la cúpula dirigente de Atresmedia, el presidente de la asociación Eisenhower Fellowship España, que es el abogado Javier Cremades; el presidente de Unidad Editorial, Antonio Fernández-Galiano; el presidente del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, que obtuvo el galardón en su segunda edición; el presidente de EFE, José Antonio Vera; y la directora general de Comunicación y de Presidencia de Repsol, Begoña Elices, entre otras distinguidas personalidades. También estaba previsto que acudiera el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, pero finalmente se ausentó alegando que tenía que asistir a una reunión sobre la crisis de los refugiados convocada en Moncloa por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. 

"Prensa libre en democracia"

Javier Cremades abrió el acto con una exposición sobre el trabajo y los valores de la Fundación Eisenhower. Insistió en la necesidad de "una prensa libre para que exista una democracia". Y recordó que en 2013 y 2014 los galardonados fueron Pedro J. Ramírez y Juan Luis Cebrián, respectivamente. Entre citas a García Márquez, Albert Camus y Pulitzer, el responsable de esta asociación en España alabó las capacidades periodísticas de Lomana y recordó su reciente entrevista con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que anunció en directo la fecha de las próximas elecciones generales. 

Gloria Lomana.

Gloria Lomana. Madrid

Pedro J. inició su intervención recordando que vive afanado en el lanzamiento de este diario, que nace de forma definitiva el próximo 14 de octubre. "Son días febriles en los que se duerme muy poco". A continuación destacó la "enorme calidad humana y grandes cualidades profesionales" de Gloria Lomana, que además es, a su juicio, "un buen ejemplo de que un buen periodista debe ser buena persona". "Aunque ser buena persona no basta, porque hacen falta otros ingredientes y ella también los reúne".

Para el director de EL ESPAÑOL, Eisenhower "es una figura que nunca me resultó especialmente cercana" porque, al igual que otros muchos de su generación, "tenía más simpatías por los demócratas que por los republicanos". Tras bucear entre sus recuerdos sobre la visita del presidente de Estados Unidos a España en 1959, quiso destacar por qué aceptó de buen grado dos años atrás un galardón con el nombre de Eisenhower. "Fue el primer presidente que concedió conferencias de prensa televisadas", destacó. Aunque, a su juicio, hay algo más relevante que "hace actual la figura de Eisenhower en la España de hoy".

Eisenhower explicó que en Estados Unidos se había creado un gran conglomerado de grandes empresas, de intereses creados, de lobbys y lobbistas, de intermediarios que buscaban su ganancia de pescadores. Y eso pasa también en España

"En su último discurso como presidente de los Estados Unidos, denunció lo que él llamó el 'complejo militar industrial'. Él, que era un militar, explicó cómo en Estados Unidos se había creado un gran conglomerado de grandes empresas, de intereses creados, de lobbys y lobbistas, de intermediarios que buscaban su ganancia de pescadores, que era un elemento contraproducente y extraordinariamente negativo para la democracia norteamericana". Hubo cierto murmullo entre los editores de la sala cuando Pedro J. equiparó la situación denunciada por el presidente norteamericano con lo que acontece ahora en estas latitudes. "Yo ya veía en 2013 que eso estaba sucediendo también en España, y los dos años transcurridos no han hecho más que acentuar esa concentración del poder político, empresarial y mediático".

Yo creo en una sociedad en la que haya poco poder en muchas manos, no en una sociedad en la que desgraciadamente hay mucho poder en pocas manos

Los murmullos se convirtieron en miradas gélidas y mandíbulas apretadas a renglón seguido, cuando el periodista ahondó en su denuncia. "Creo además que el sistema discrecional por el que los gobiernos siguen interfiriendo en la concesión de las licencias del medio de comunicación más poderoso, que es la televisión, es un ingrediente más que acentúa esta tendencia negativa a la concentración de poder". "Yo creo en una sociedad en la que haya poco poder en muchas manos, no en una sociedad en la que desgraciadamente hay mucho poder en pocas manos", remachó Pedro J. ante la atenta mirada de los presentes. 

El antídoto y Cebrián

Eso sí, Eisenhower también apuntaba en sus discursos "el antídoto contra esa concentración". Se trata, remarcó el director de EL ESPAÑOL, de "una sociedad bien informada, en la que la prensa tiene que cumplir su función de contrapoder, de perro guardián de las libertades, de elemento avisador de los abusos y de corrector de esas tendencias negativas". Para acabar su alocución, Pedro J. destacó que Lomana, que "se define como una chusquera del periodismo", es una profesional que, con "su elegancia serena y su sentido de la ecuanimidad" puede representar "una parte significativa de ese antídoto que el periodismo puede aportar". Y terminó brindando por ella. 

Juan Luis Cebrián era el responsable de laudar la obra periodística de Lomana, que es la persona que más tiempo lleva dirigiendo unos servicios informativos. Aunque el presidente de Prisa casi se quedó sin adjetivos, como él mismo reconoció, porque Cremades y Ramírez ya casi los habían agotado. Eso sí, recordó que lleva 53 años en el ejercicio del periodismo. También afirmó que tuvo el "honor o deshonor" de dirigir unos informativos durante el régimen franquista, aunque matizó que fue en "su primera etapa aperturista".

Cebrián definió el trabajo de todo director como "oscuro, difícil y mal pagado". Asimismo, destacó que Lomana "no ha caído en la tentación de sustituir el papel de mediador por el de protagonista", como les ha ocurrido a tantos informadores, "incluso a mí mismo". Y, por último, destacó que la reciente entrevista de Lomana a Rajoy fue "un éxito para ella" pero "un fracaso para la democracia española" porque, a su juicio, la convocatoria de las elecciones debe hacerse en el Parlamento y no en una televisión. 

Palabras de la galardonada

Como mandan los cánones de este tipo de eventos, la propia premiada se ocupó de cerrar el acto con unas palabras de agradecimiento. "La defensa de la libertad de expresión y prensa no solo es una obligación democrática y profesionalmente ética del buen periodista, sino que, en mi caso, es el primero de los principios por los que me rijo", afirmó al inicio de su discurso. Y dedicó la mayor parte del tiempo a comparar diversos aspectos entre la política y el periodismo que se ejercen en España y Estados Unidos. 

La directora de Informativos de Antena 3 definió al país norteamericano "como faro y país garante" de la libertad de prensa y sostuvo que sus debates electorales "son la envidia del mundo", recogió Efe. Por contra, aquí los debates electorales son prácticamente inexistentes, y cuando los hay, "los organizan y manejan" los partidos y no los periodistas. Asimismo, dijo sentir "envidia sana" del periodismo estadounidense porque "aquí es un evento" una entrevista televisiva con un presidente del gobierno, porque los políticos "cierran sus puertas" a las cámaras y graban sus propias señales, porque muchas de sus intervenciones son cerradas, sin preguntas de los periodistas y porque los debates parlamentarios son "acartonados y reglados hasta el absurdo".

El corresponsal de New York Times saludó la llegada de EL ESPAÑOL y dijo que en España sigue habiendo grandes dificultades para informar en libertad

Después se produjo un debate entre los asistentes acerca del periodismo en la actualidad. Uno de los intervinientes fue Raphael Minder, corresponsal de New York Times en España, que saludó la llegada de EL ESPAÑOL al panorama mediático. Y afirmó que, según sus conversaciones con otros profesionales de la información, en España sigue habiendo grandes dificultades para informar en libertad.