ELECCIONES GENERALES

Cuando 'la calle' es el marido de la ministra de Fomento y nadie menciona la palabra Bárcenas

Se graba una pregunta para Rajoy de un amigo y desvelan su parentesco con Ana Pastor cuando las redes sociales arden. 

Benito, marido de Ana Pastor, hace su pregunta a Rajoy.

Benito, marido de Ana Pastor, hace su pregunta a Rajoy.

Mariano Rajoy se enfrentó este sábado en La Sexta Noche a dieciocho preguntas, las que le hicieron catorce ciudadanos y las que contestó intermitentemente a cuatro intervenciones grabadas previamente. La primera cuestión en diferido que eligió el presidente del Gobierno fue la pregunta más plácida, la que hacía José Benito Suárez, “un amigo de Pontevedra con el que hago caminatas y mucho deporte”. El presidente del Gobierno y el presentador del programa, Iñaki López, evitaron presentar a Benito como el marido de Ana Pastor, la ministra de Fomento, que accedió a participar en el programa para presumir delante de una audiencia millonaria de hacer footing con Rajoy desde antes de que fuera elegido presidente: “Este verano me quedaba más atrás, ¿qué pasa, qué estás más en forma?”.

Momento en el que el presidente del Gobierno explica su relación con José Benito

Momento en el que el presidente del Gobierno explica su relación con José Benito

Minutos después de la pregunta y de la respuesta, el presentador interrumpió la buena sintonía de la entrevista para desvelar la identidad real del amigo de Pontevedra, cuando las redes sociales echaban humo al identificar al paisano como el esposo de la ministra de Fomento. Tras hora y media de programa, ni 'la calle' ni el presentador habían preguntado al presidente por las graves acusaciones que vierte sobre él y su partido el extesorero del PP, Luis Bárcenas.

El presidente del Gobierno dedicó el segundo día íntegro de la campaña a preparar un asalto televisivo en el que no aclaró muchas de las dudas que le planteaban los ciudadanos, a los que evitó nombrar por su nombre. Un jubilado de Sevilla le metió el dedo en la llaga de la corrupción, y le pidió que le aclarase qué medidas va a tomar para que los corruptos devuelvan el dinero que robaron a las arcas de España. Mariano Rajoy achacó que durante los años de su legislatura “se publicitó la corrupción de años pasados”, pero no mencionó que fue él quien envió un mensaje a Bárcenas diciéndole “Luis, sé fuerte” cuando se descubrió que escondía un botín en Suiza, con él ya ocupando la Presidencia del Gobierno.

Un funcionario de Cáceres le preguntó si España prestará ayuda a Francia para bombardear Siria y Rajoy respondió con su tradicional ambigüedad: “Yo no me puedo posicionar si no sé sobre qué tengo que posicionarme”. A si pactará con Ciudadanos tras el 20-D, solo respondió que “yo a lo que aspiro es a ganar las elecciones” y evitó también nombrar a Albert Rivera y Pablo Iglesias. “Pedro Sánchez es mi rival natural”.

El impuesto al sol

Un ciudadano responsable de recursos humanos de una empresa de Madrid le pidió que se comprometiera con las personas que sufren algún tipo de discapacidad, a lo que Rajoy respondió con que “voy a intentar explicar cómo hemos gobernado, que no se sabe por culpa mía”. Entonces volvió a recordar la herencia recibida y remarcó que “tuvimos que ajustar porque no había” para terminar diciéndole que “hemos hecho algún esfuerzo importante”. A su paisana, ama de casa, que le preguntó por las causas para que no se acabe con la violencia de género tampoco supo darle una respuesta cerrada. “Es difícil saber las causas. De lo que se trata es de ser capaces de concienciar a la gente. De cada diez que denuncian, ocho arreglan el problema. Esto nos debería animar”.

Un parado menor de 30 años dudó de su credibilidad como presidente por “ponerle un impuesto al sol”, a lo que Rajoy saltó rápidamente: “Yo no he puesto un impuesto al sol” y explicó que cuando asumió la Presidencia del Gobierno había un déficit de tarifa de 27.000 millones de euros “y la luz subía y subía y me encontré que quien tenía una placa solar tenía una prima que suponía una rentabilidad del 25%, y esa prima la pagaba el recibo de la luz”. El presidente-candidato reconoció al entrevistado que “este tema me ha costado muchas bofetadas” antes de dar paso a Beatriz Navarro, que le preguntó si consideraba que la ley mordaza es democrática. “¿A quién perjudica?”, replicó el presidente.

- ¿Conoce los artículos 20 y 21 de la Constitución?, repreguntó la ciudadana. Y Rajoy dudó de cuándo puso en marcha esta iniciativa. “Lleva cinco meses en vigor, creo”. Un juez sustituto sin plaza que tiene que cambiar de comunidad preguntó por lo suyo, la situación de los jueces sustitutos, y ahí Rajoy tiró de melancolía para ponerse en la piel del entrevistador. “Lo conozco perfectamente porque soy hijo de juez que tiene 94 años y vive”.

La novena pregunta llegó de la mano de un agente de seguros que quiso oír de la boca del presidente si no era mejor meter “un tijeretazo a los grandes lujos como coches oficiales y asesores” antes de dañar los derechos sociales. “Sí”, pero esquivó la pregunta y se limitó a responder que el dinero se gasta en pensiones, sanidad, educación. “Se puede hacer más, pero no perdamos nunca en qué gastamos el dinero de verdad”.

- ¿Y el gasto en asesores?

“Se necesita respaldo y apoyo. Yo no puedo ir a la Cumbre de París si no tengo unas personas que me ayuden, porque no lo sé todo”.

La segunda pregunta grabada de la noche llegó de la mano de Mónica Oltra, líder de Compromís, que quiso saber cómo se delimita la ética pública cuando el partido ha tenido tantos problemas. El jefe del Ejecutivo se limitó a responder con que “el PP en la Comunidad Valenciana se ha renovado”. Un empresario propietario de una agencia de viajes con once hijos quiso saber qué haría Mariano Rajoy si pierde las elecciones. ¿Presentaría su dimisión como presidente del PP y abandonaría la política activa? “Yo en este momento me tengo que preocupar de ganar las elecciones”. Tras desgranar su currículum e intentar vender las bondades de su figura frente a sus adversarios, el entrevistador no se quedó satisfecho con la respuesta, y Rajoy lo entendió. “Es lógico, porque no le he respondido”.

Soraya ¿presidenta?

El presentador Iñaki López aprovechó cuando se habló de los posibles cambios en el PP para preguntar por Soraya Sáenz de Santamaría, que en una entrevista que ha ofrecido este sábado decía que llegará un tiempo en España en el que habrá una presidenta. “Estoy de acuerdo, me gustaría que fuera después de que yo continuara de presidente”, dijo, zanjando la polémica que tiene que ver con la 'Operación Menina'; la estrategia para que la vicepresidenta sustituya a Rajoy en el caso de que Ciudadanos exija su cabeza para que el PP gobierne.

Una parada de Ávila que cobra 426 euros le tocó otro asunto espinoso: “¿Cómo detecta Hacienda un descuido de un contribuyente de 80 euros y no que Rodrigo Rato ha estado cobrando 1,5 millones de euros como conferenciante?”. “Me gustaría que Hacienda detectara ambas cosas”, dijo y, aunque le costó, finalmente pronunció la palabra maldita: Rato, de quien dijo que “lo que digan los tribunales, lo acataremos” y aseguró que desde que está cercado por la justicia nunca ha habido contacto entre ellos.

Firme en Cataluña

Rajoy justificó las dietas que los parlamentarios reciben por dormir fuera de su circunscripción y se mostró muy firme con el ciudadano catalán que se quejaba de que, al ser de Cataluña, pagaba más impuestos que otro ciudadano de otra región. “Tiene que perdonarme pero no estoy de acuerdo. Usted paga sus impuestos y los que estamos aquí y el rico de Huelva y el pobre también”. Sobre el matrimonio del mismo sexo tampoco ha querido levantar más polémica y se ha limitado a responder que “no tengo intención de modificar la ley” que aprobó José Luis Rodríguez Zapatero para que dos personas del mismo sexo pudieran contraer matrimonio.

La tercera pregunta grabada vino de la periodista Cristina Pardo, que le reprochó que afeara a sus rivales que para ser presidente primero hay que ser al menos concejal y 14 de sus ministros no lo han sido. “Esto es lo que se llama una interpretación literal de las palabras. Lo que he dicho es que como en tantas facetas de la vida es bueno tener un currículum, y puse el ejemplo de que ser concejal es bueno”.

El voto de los españoles en el extranjero

La siguiente pregunta llegó desde Nueva York: los grandes obstáculos que tienen que sortear los dos millones de españoles que viven en el extranjero para votar. “No me esperaba esa pregunta y tiene mucha razón”. Una joven de 25 años que estudia y trabaja le puso el escenario más negro sobre la mesa: a su hermano lo contratan 15 días y lo echan dos meses y su padre, con 52 años, trabaja a media jornada. “¿De verdad su legislatura es una victoria?”, le preguntó. Si Mariano Rajoy quiso generar empatía con la ciudadana, consiguió todo lo contrario con su respuesta: “Te entiendo, pero estás hablando de algo que no llega al 1% de las personas que trabajan en España”.

La última pregunta grabada fue la del economista José María Okean, que le resumió que España es un país muy complicado y se debería simplificar. “Es una pregunta muy genérica”, respondió. La última cuestión llegó una hora y media después de la primera pregunta de la mano de un trabajador social de Bilbao, que le preguntó si promoverá el fracking si consigue revalidar su puesto. “Presentamos los recursos porque la competencia que establece la Constitución la tiene el Gobierno y no las regiones”.