Tras su derrota en China

Rafa Nadal: "A veces, seguir compitiendo no es la solución"

Nadal, eliminado en su debut en el Masters 1000 de Shanghái, se plantea renunciar al resto de su calendario y prepararse para 2017.

Rafa Nadal abandona la pista tras perder contra Troicki.

Rafa Nadal abandona la pista tras perder contra Troicki. Getty

  1. Rafa Nadal
  2. Tenistas

A la primera, Rafael Nadal cayó en el Masters 1000 de Shanghái (3-6 y 6-7 ante Viktor Troicki) y se despidió de la gira asiática (dos victorias y dos derrotas) sin sellar su clasificación para la Copa de Maestros de Londres, donde estarán los ocho mejores jugadores de la temporada (del 13 al 20 de noviembre). Al mallorquín, sorprendentemente, no le importa eso: la prioridad es volver a ser competitivo para el arranque de 2017 y el sacrificio puede pasar por renunciar a lo que le queda de año.

"No sé lo que va a pasar en las próximas dos semanas", confesó el mallorquín tras la derrota, poniendo en duda su participación en los torneos de Basilea y París-Bercy, donde debería certificar su presencia en Londres. "No estoy seguro de mi calendario. Tal vez voy a jugar en Basilea, pero no es ni el día ni el momento de analizar este tipo de cosas. No estoy seguro de lo que tengo que hacer para estar al 100% el año que viene", prosiguió, dejando abierta la puerta a aparcar su hoja de ruta para refugiarse en los entrenamientos. "Tengo que hablar con mi equipo. Tengo que hablar con mi tío también. A veces, seguir compitiendo no es la solución. A veces, la solución es entrenar. Tal vez ahora es una buena oportunidad de hacerlo".

Fantástico Troicki

En Shanghái Nadal se encontró con un Troicki superlativo, fantástica la propuesta y acertada la ejecución. El serbio celebró su primera victoria ante el campeón de 14 grandes (había perdido los cinco partidos anteriores) en un encuentro de una sola dirección, en el que Nadal no se fabricó ni una sola bola de rotura. Al español, lento de piernas y sin los reflejos de otras tardes, le costó horrores poner en juego los saques de su contrario (13 puntos ganados al resto de 57 disputados) y así fue imposible aspirar a nada.

"Mi temporada está a punto de terminar y lo acepto", se sinceró Nadal ante los periodistas. "Históricamente, esta parte del año siempre ha sido difícil para mí. Los torneos son complicados y la superficie también. Sufro en esta época del año", insistió. "Sé lo que tengo que hacer y lo voy a hacer. Tengo dos meses y medio hasta el inicio de 2017, así que tengo dos meses y medio para recuperar el nivel que necesito", añadió. "Esa es mi motivación y mi objetivo".

Durante el encuentro, Nadal y Troicki intercambiaron golpes con un ritmo endemoniado y casi siempre el punto se lo llevó el serbio. La velocidad de la pista, una de las más rápidas de todo el circuito, acunó la propuesta del número 31 y fue un problema para Nadal, que con frecuencia cedió terreno y lo pasó mal cuando su contrario le puso a correr, acumulando errores con su drive, muy lejos de ser el golpe decisivo que le ha llevado a conquistar los títulos más importantes de su carrera.

El 'drive' perdido

"Necesito recuperar mi derecha", fotografió Nadal. "Tengo que hacer daño con mi derecha y es algo que no está ocurriendo. Quizás es porque he tenido una lesión en la muñeca y todavía tengo miedo, quizás es porque sigo teniendo alguna limitación en ella", dijo el mallorquín, apuntando hacia los problemas que sufrió en la vaina cubital posterior de la muñeca derecha, los mismos que le apartaron de la competición durante casi tres meses. "Necesito recuperar un poco la electricidad en las piernas y moverme más rápido para golpear mas derechas, pero a la ve tengo que tener más confianza en el drive. Todo es un ciclo".

A Nadal, que regresará mañana a España, le queda Basilea y París-Bercy para buscar una plaza en la Copa de Maestros. Pese a la derrota en Shanghái, las derrotas de Tomas Berdych y Marin Cilic (sus inmediatos perseguidores) le mantienen con una buena renta (es séptimo, a 420 puntos del checo, que es noveno). El español, sin embargo, está pensando en otra cosa más importante: reestructurar su juego pensando en pelear por todo la próxima temporada.