SORPRESA GASTRONÓMICA

Gastón Acurio, gurú de la cocina peruana, abandona España

Los restaurantes Tanta de Madrid y Barcelona ya han cambiado de manos. Él impulsó la moda de la cocina peruana y su mujer, Astrid Gutsche, es la 'Dama de chocolate', la mejor repostera de Latinoamérica.

El chef peruano Gastón Acurio en Perú.

El chef peruano Gastón Acurio en Perú.

  1. Cocineros
  2. Restaurantes
  3. Perú

Gastón Acurio (48) ha decidido desvincularse de sus restaurantes Tanta en España. El famoso chef peruano, responsable de que la cocina peruana se haya puesto de moda en medio mundo, ha dejado sus restaurantes en Barcelona y Madrid, que incluso han estado cerrado ya unos días para reabrir después con otro nombre. Los locales Tanta, aquellos en los que había que llamar con semanas de antelación, ya no existen. Eran franquicias y Acurio ha decidido desvincularse.

Los negocios han cambiado de nombre y de carta, aunque las pretensiones siguen siendo las mismas. "Somos los mismos dueños, porque eran franquicias, pero Acurio ya no está detrás, aunque tampoco venía mucho, eh", advierten desde el restaurante Totoro, el nuevo Tanta de Barcelona. "Hace dos semanas que ya no somos Tanta, ahora somos Plaza de Perú, la decoración es casi la misma pero la carta está mejorada", añaden desde el antiguo Tanta de Madrid.

La alemana Astrid Gutsche, esposa de Acurio, la mejor repostera de Latinoamérica.

La alemana Astrid Gutsche, esposa de Acurio, la mejor repostera de Latinoamérica.

El chef estrella ha querido darse un respiro. Con varios libros publicados y restaurantes abiertos en medio mundo, desde San Francisco a Londres, pasando por Buenos Aires y Miami, el peruano ha dicho basta. Vuelve a casa, a Lima, a sus orígenes, a la cocina del Astrid&Gastón, su primer restaurante, el que le vio nacer. Vuelve a los fogones y lo hace con su mujer, Astrid Gutsche (47), conocida como la Dama del chocolate, considerada la mejor repostera de América Latina.

Juntos forman un tándem casi perfecto que peligraba por las continuas ausencias de Acurio. Seguirá colaborando de manera puntual en proyectos en España, con con el Hotel Mandarin Barcelona, donde su Jardín Mimosa y El Terrat tiene muchísimo éxito. "Cerrará en función del tiempo, a mediados o finales de octubre", señalan desde el hotel, "pero porque es de temporada, estamos contentísimos con el resultado".

El pasado mes de mayo, Acurio reunió a un grupo de periodistas gastronómicos en su Astrid&Gastón de Santiago de Chile para anunciarles el cierre de ese local, el primero que el peruano había abierto fuera de su país. En una comida distendida y sincera, el chef estrella reconoció que se le había ido de las manos su proyecto internacional, que no controlaba todo lo que sucedía en sus múltiples restaurantes y dijo que quería volver a sus orígenes.

"Me senté a conversar con Astrid y dijimos: 'Es lo que toca'. Y a la semana de volver, nos dimos cuenta de que era como empezar de nuevo. ¡Era lindo! Y en eso estamos ahora, disfrutando todos los días como niños".

Casado y con dos hijas, Acurio tiene palabras para quienes sueñan con ser famosos cocineros, chefs de renombre. "Por los horarios de la cocina, tu vida familiar siempre está en riesgo. Y bueno, ahí sí tengo un vacío. Siento que me he perdido muchos momentos de familia, con mis hijas (Ivalú, de 22 años, y Kiara, de 21). Pero son cosas que ya pasaron y tratas de asumir, tampoco uno puede estar todo el tiempo latigándose. Sí les doy como consejo a los jóvenes cocineros que busquen un equilibrio, que la cocina no es más importante que sus familias".

Algunos expertos y seguidores de Acurio en España se han sorprendido al saber que uno de sus restaurantes favoritos ha desaparecido. Por mucho que los propietarios intenten mantener la línea de Acurio, Acurio ya no está. Este mismo martes se anunció, además, que San Sebastián Gastronomika, la gran cita del sector, que empieza el 2 de octubre, rendirá homenaje a Acurio por ser el "gran dinamizador" de la cocina peruana. 

Da la casualidad, además, de que el chef se inició en el mundo gastronómico profesional en Madrid, durante sus estudios universitarios en la Complutense. El peruano, hijo de un senador y ministro, se trasladó a la capital en 1987 para estudiar Derecho, pero al poco tiempo abandonó los estudios de leyes para dedicarse a su pasión: la cocina.

Uno de los salones del restaurante Astrid y Gastón, en Lima.

Uno de los salones del restaurante Astrid y Gastón, en Lima.

Inició entonces su formación culinaria, lo que lo llevó a París, donde conoció a su futura mujer, Astrid, alemana. Se casaron en 1993 y se trasladaron a Lima, donde en 1994 inauguraron un restaurante que pondría la cocina peruana en el mapa. El Astrid&Gastón, en el elitista barrio limeño de Miraflores, a donde a vuelto ahora Acurio. En 2014 cambió de emplazamiento y Acurio se desvinculó del local para darle paso a un chef más innovador, pero el resultado no ha sido el esperado. Así que retoma las riendas.

De nuevo en casa, rodeado de los suyos, Acurio dice sentirse realizado. Mientras, quienes quieran probar su cocina peruana, a la que él dio un gran empujón, deberán viajar a Perú o probar suerte en los proyectos temporales que lidera desde la distancia. Siempre les quedará Lima.