DÍA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Alerta, machotes: la misoginia aumenta el riesgo de 'locura'

Un estudio asocia diez estereotipos de la masculinidad con la tendencia a la depresión y el trastorno bipolar. 

Hugh Hefner con 'conejitas' de Playboy.

Hugh Hefner con 'conejitas' de Playboy. NBC

  1. Revista Playboy
  2. Machismo
  3. Depresión
  4. Psiquiatría

Más allá de molestar a las mujeres con las que se cruzan, las actitudes típicas de un machote pueden tener riesgos para la salud mental de estos estereotipos caducos de varón. Así concluye un amplio estudio publicado en Journal of Counseling Psychology,que analiza a su vez 78 trabajos con más de 19.000 participantes. 

El objetivo de este metanálisis -que supone el máximo nivel de evidencia científica- era comprobar si adaptarse a los rasgos considerados tradicionalmente como definitorios del carácter masculino tenía efectos sobre la salud mental. 

Los investigadores consideraron 11 características de personalidad: sentirse ganador, tener un control emocional excesivo, ser aficionado a las conductas de riesgo, ser violento, mostrar tendencia a la dominación, ser un playboy, ser independiente, primar el trabajo sobre otros aspectos vitales, sentirse poderosos sobre las mujeres, despreciar a los homosexuales y buscar desesperadamente un aumento del estatus socioeconómico. 

El análisis demostró que la conformidad a dichas normas masculinas se asociaba positivamente a una peor salud mental, pero también negativamente a la búsqueda de ayuda profesional para tratar los potenciales problemas psiquiátricos. Es decir, los varones más machotes tenían reticencia a la hora de acudir al psiquiatra ante sus problemas mentales. 

De todos los rasgos evaluados, sólo uno se libró de esta asociación negativa: la tendencia a pasar muchas horas al trabajo no impactaba en la salud mental. "Primar el trabajo sobre otros aspectos no se asoció significativamente a ninguno de los parámetros relacionados con la salud mental", explica a The Times uno de los autores del estudio, el psicólogo de la Indiana University en Bloomington Joel Wong. 

Así, los autores destacan que el sexismo no es por lo tanto únicamente "una injusticia social", sino que también tiene graves consecuencias para la salud mental. Una posible explicación es que, a largo plazo, es cada vez más difícil para los que tienen este tipo de comportamientos formar uniones significativas y felices con una mujer.