Médicos

El clamor de los héroes

Pedir un esfuerzo sobrehumano a los sanitarios es comprensible; dejarlos inermes, una aberración.
Un vecino, a las ocho, aplaude a los sanitarios.

Las ocho

El aplauso, como una alegoría de la vida, no dura para siempre, pero ayuda a sanar en este lunes eterno de guerra contra lo invisible.