La joven fue violada en 2001 en la casa familiar en Alemania.

La joven fue violada en 2001 en la casa familiar en Alemania.

Sucesos

Un padre viola a su hija de 15 años porque "quería ser el primero": detenido en Calpe

Los hechos sucedieron en 2001 en una localidad cercana a Essen (Alemania), en la casa familiar. El agresor le pidió que se quitara la ropa.

Noticias relacionadas

La Policía Nacional ha detenido a un hombre en Calpe por un delito de agresión sexual. De origen alemán y de 55 años, estaba reclamado por la justicia de su país por abusar de su hija cuando todavía era menor. El hombre violó de la joven, de 15 años, y cuando acabó le dijo que lo había hecho porque "quería ser el primero". 

Los hechos ocurrieron en 2001 en una localidad cercana a la ciudad de Essen (Alemania). En la habitación de la casa familiar, el agresor le pidió a su hija que se quitara la ropa y consumó la violación en la cama. Tras ello, se marchó afirmando "yo quería ser el primero". Ahora, el detenido se enfrenta a una pena de cinco años de cárcel en su país de origen y ya ha sido trasladado a Madrid, donde se tramitará su extradición a Alemania. Los agentes de la Policía pudieron dar con su paradero gracias a una información proporcionada por la oficina de enlace de Sirene, que advirtió que el hombre podría encontrarse oculto en la costa alicantina. 

El pasado mes de abril, un hombre de 51 años fue condenado a 12 años de prisión por abusar de su hija durante seis años. En el juicio, celebrado en la Audiencia de Lérida, la Fiscalía rebajó la pena de 15 a 12 años, considerando que no se había acreditado el uso de la violencia. La chica, que ahora tiene 19 años, denunció los hechos al cumplir los 18. Explicó que su padre abusaba de ella casi diariamente y que en ocasiones la madre estaba en la vivienda, aunque desconocía los hechos.

La menor se quedó embarazada a los 14 años y el procesado la trasladó a una clínica de Tarragona para interrumpir el embarazo. La joven ha relatado que los abusos comenzaron cuando ella tenía 10 años y acababan de llegar a Lérida desde Bolivia. Explicó que no supo cómo reaccionar ya que se crió con estos abusos, que se quedaba bloqueada cada vez que ocurría y que tenía miedo de explicar lo que sucedía.