Una carabela portuguesa avistada en Formentera

Una carabela portuguesa avistada en Formentera

Sucesos

El peligro de la carabela portuguesa en una playa de Alicante: ingresada una mujer tras una picadura

Esta especie, que se suele confundir con una medusa, posee una picadura más peligrosa que incluso puede llegar a provocar la muerte.

Una mujer ha sido trasladada al hospital en Alicante tras recibir una picadura de una carabela portuguesa cuando se bañaba en el Cabo de las Huertas, en el propio municipio.

La bañista, de mediana edad, no pudo hacer nada por evitarla. Cuando sintió un fuerte latigazo en el rostro, salió del agua a toda prisa y fue ingresada en el Hospital de Sant Joan para que la atendiesen por un hinchazón, dolores intensos, enrojecimiento e irritaciones en la piel.

Se trata de la primera picadura registrada en lo que va de año por carabela portuguesa, después de que el verano pasado se diese la voz de alarma debido al gran número de avistamientos de ejemplares de esta especie en toda la zona que comprende Cádiz y Huelva.

La carabela portuguesa, también llamada fragata portuguesa, botella azul o falsa medusa, es confundida comunmente con una medusa. Es un organismo que no tiene la capacidad de nadar, sino que se deja arrastrar por las corrientes marinas. Su picadura, mucho más peligrosa que la de las medusas que llegan a las costas españolas, puede llegar a provocar la muerte. El veneno de sus tentáculos está preparado para paralizar a otros peces o, en este caso, a una bañista de mediana edad. Normalmente, la presencia de estos seres suele remitir a mediados de junio.

Según cuenta el diario Levante, la localidad pretende inspeccionar cada mañana las zonas de baño para extremar precauciones y asegurar que sus aguas no albergan medusas portuguesas. En caso de que se detecten, se izará la bandera roja y no se permitirá el baño.