Imagen captada por las cámaras de uno de los policías agrediendo a Sene

Imagen captada por las cámaras de uno de los policías agrediendo a Sene

Sucesos

La brutal paliza de dos policías a un senegalés en un supermercado canario: comienza el juicio

El magistrado ha dictado la apertura de juicio oral gracias a la acusación formulada por a Fiscalía y a los vídeos de las cámaras de vigilancia.

Dos policías irán a juicio en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) por dar una paliza a un vendedor ambulante en un centro comercial en 2011.

Según cuenta Canarias7, el Juzgado de Instrucción número 1 de la localidad ha dictado un auto de apertura de juicio oral contra Javier H.R. y Gilberto Julián M.R., tras la acusación formulada por la Fiscalía Provincial. Con ella en la mano, el magistrado entiende que los actos cometidos pueden ser constitutivos de un delito de tortura atentando gravemente a la integridad moral con un delito de lesiones.

Según los hechos que describió la acusación, los dos agentes estaban patrullando de paisano en un centro comercial de Puerto Rico el 8 de enero de 2011. Al ver a Sene M.M, un senegalés que vendía collares en la terraza de un restaurante, le pidieron que les acompañase a una zona retirada. "De forma inesperada", según la acusación, tiraron al suelo al senegalés, que pudo huir corriendo y refugiarse en un supermercado cercano. Allí, ante las cámaras del establecimiento, Gilberto le propinó fuertes patadas y un puñetazo. Con la ayuda de Carlos lo llevaron a las dependencias policiales del centro comercial -donde no había cámaras- y continuaron asestándole goles.

Sene, según el escrito, se "tambaleaba de dolor y pedía auxilio". Por esta agresión sufrió una fractura de un brazo y numerosas contusiones. La operación le mantuvo 341 días de baja.

El Fiscal pide para cada uno de los agentes las penas de 7 años y seis meses de prisión además del pago de 20.754 euros a la víctima por lesiones y de 2.936 euros por las secuelas provocadas.

Fuera de la resolución han quedado otros posibles delitos, como el de obstrucción a la justicia, detención ilegal, infidelidad en la custodia de documentos o falsedad den documento público, tal y como solicitaba el abogado de la víctima.