Sucesos

Un muerto y dos heridos graves en un incendio en Siero (Asturias)

El fallecido es un varón de 41 años. El pronóstico de las dos personas quemadas (una niña de 5 años y una mujer de 84) es muy grave.

Un hombre de 41 años ha fallecido y otras dos personas han resultado heridas muy graves, entre ellas una niña de 5 años, y cuatro leves en el incendio de un edificio en la localidad de El Berrón, en el municipio de Siero, según ha informado el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA).

Las heridas de mayor gravedad son una mujer de 84 años y una niña de 5 años, "grandes quemadas" con pronóstico muy grave, según los datos facilitados por el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU).

En el incendio, registrado en un inmueble de 5 alturas y 6 viviendas por piso ubicado en el numero 3 de la calle Río Magostales, y del que se dio aviso pasadas las 2:00 horas de la pasada madrugada, han resultado intoxicadas leves por inhalación de humo otras cuatro personas.

Todos los heridos han sido trasladados al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) en Oviedo.

Los cuatro intoxicados son dos mujeres de 39 años y 82 años, una joven de 15 y un hombre de 82.

Al parecer, el incendio se originó en la zona de los contadores de la luz, en el portal del edificio.

El Centro de Coordinación de Coordinación de Emergencias del 112 Asturias recibió varias llamadas en torno a las 02:20 horas, en las que alertaban de que el edificio se había quedado sin luz y que olía a quemado.

Los bomberos del SEPA desplazados al lugar encontraron en la zona del portal al hombre fallecido y a la niña y a la anciana que han resultado heridas muy graves.

Inmediatamente, los bomberos colocaron un ventilador en el hueco de la escalera para liberar de humo la zona y evitar que si había más vecinos intentando bajar resultasen intoxicados.

Una vez ventilado el hueco de la escalera y sofocado el incendio se procedió a evacuar el edificio, al menos unas 30 personas.

Los bomberos dieron por extinguido el incendio a las 3:19 horas, y la Policía Nacional se hizo cargo de los trámites para el levantamiento del cadáver.

Se solicitó la presencia en el incidente de técnicos de la compañía suministradora de electricidad para que revisen el estado en el que ha quedado la instalación.

Los bomberos realizaron varias mediciones con el explosímetro y comprobaron que no había monóxido en el inmueble antes de permitir que los vecinos regresaran a sus viviendas sobre las 03:45 horas.