Sobre la mesa, cinco platos. Es, sin duda, demasiada comida para uno, pero allá voy: toca probar ‘Al punto’, la selección de platos preparados de Dia ‘fabricada’ por 13 proveedores españoles. Ya hice lo propio con el del resto de competidores durante una semana entera y, contra todo pronóstico, adelgacé –aunque fuese sólo unos gramos–. Ahora, por tanto, toca probar este último ‘invento’, inaugurado esta semana en los 4.000 establecimientos que tiene repartidos por España la cadena de supermercados. 

Noticias relacionadas

Dia dio el pistoletazo de salida a este servicio el miércoles. El jueves, me acerco al supermercado y, nada más entrar, me encuentro con la sección de ‘Snackings’ o platos preparados. Allí, en estantes, todo tipo de comida: pizzas de marca blanca (1,99€), de Casta Tarradellas (2,64€) o de Campofrío (2,35); sándwiches a menos de dos euros; o gazpachos de diferentes sabores desde un euro. Pero también platos asiáticos preparados, comida ‘mediterránea’ o pasta. 

En total, Dia ha incluido 30 platos en su sección para llevar. Algunos, ya disponibles desde hace tiempo; otros, puestos a disposición de sus clientes en la última semana. Escojo, por tanto, los más nuevos. O, al menos, los que yo creo no haber visto en ninguna de mis cientos de visitas anteriores a este tipo de supermercados en Madrid. Es decir, evito las pizzas, los sándwiches de máquina –bastantes he comido ya a deshoras en la redacción–, los gazpachos, la comida asiática, las flautas de diferentes sabores, las lasañas y la pasta Buitoni.

Cinco de los 30 platos para llevar de Dia.

Los platos que elijo están todos en los estantes de abajo y envueltos en plástico: una tortilla pequeña de patatas (1€), unos macarrones (1.99€), una paella (2,40€), unas migas (1,50€) y una pechuga de pollo con patatas (2,79€). En total, no me gastó ni 10 euros. No se puede decir, por tanto, que sea caro comprar un plato preparado de Dia. De hecho, ninguno de los 30 introducidos por la cadena de supermercados supera los cinco euros.  

PRUEBA

Llego a casa y coloco los cinco platos sobre la mesa. Todos están envueltos en plástico, el sueño de Greta Thunberg. Pero, dejando el tema medioambiental a un lado, la presentación del menú está razonablemente lograda. Una vez emplatados, los platos pueden engañar a su vecino, a su novia o a su compañero de piso diciéndoles que los ha hecho usted. Con una salvedad: la pechuga de pollo con patatas. Esa no pasa por propia. 

Caliento todo y me dispongo a probar uno a uno los platos. Empiezo por la tortilla de patatas. Ha costado un euro y no espero demasiado. Pero está razonablemente bien. No esperen que sea como la de su madre. Eso no va a pasar, ni en este servicio de Dia ni en el de ningún otro supermercado. Eso sí, si quieren tomar una tapa el sábado, es una muy buena opción.  

De segundo, pruebo la pechuga de pollo con patatas, pero muy brevemente. A pesar de costar 2,79 euros, es el plato que menos me convence. Sin salsa y demasiado seca, la dejo para no saciarme. En este caso, les recomendaría que ustedes mismos fueran a la carnicería de Dia, con productos de buena calidad, y compraran directamente una pechuga para hacerla en cinco minutos en la sartén. Saldrían ganando, tanto por precio como por sabor, salud y disfrute. 

Paella del nuevo servicio para llevar de Dia.

Dicho lo anterior, me decido por seguir con la paella (2,49 euros). Y qué decir. No se le pueden pedir peras al olmo. Está muy lejos de otras que he probado en mi vida, pero se puede comer y, sin duda, es de los platos más sanos que incluye el nuevo servicio de Dia, con gambas, guisantes, pimientos o sepia. 

Ya con el estómago lleno, pruebo los macarrones (1.99 euros), el plato que nunca comprenderé que esté entre los preparados de los supermercados: hacer uno similar en casa apenas si lleva 30 minutos. Entonces, ¿para qué comprarlos previamente hechos? No me pidan que lo entienda. Sin embargo, lo escojo porque, sin duda, es de los favoritos de los clientes. ¿Por qué? Porque es difícil que unos macarrones –en este caso con chorizo– te salgan rana. Da igual la marca que elijan o el supermercado donde los compren. No decepcionan –dentro de lo buenamente esperado–. 

Migas del servicio para llevar de Dia.

Para el final dejo, como buen manchego, las migas. Cuestan 1,50 euros y, qué decir, si tiene antojo, o morriña, o lo que sea, es una muy buena opción. Están razonablemente buenas y logradas. Pero no son las que hace mi padre en Villamayor de Calatrava (Ciudad Real), ni de las que se pueden degustar en cualquier bar de tapas de Puertollano (también en Ciudad Real). 

Valoración

Hay que decir que, en este caso, nos encontramos lo esperado. El servicio de Dia está razonablemente bien para los precios que maneja. No es, sin duda, para comer todos los días. No se le ocurra hacer eso. Pero, circunstancialmente, si tiene prisa y no dispone de tiempo para cocinar… Acérquese al supermercado y compre alguno de estos platos. Eso sí, escoja bien –no todos le van a gustar– y pase también por la sección de ensaladas para complementar la comida. 

No se va a quedar con hambre –todos, excepto la pechuga de pollo con patatas– incluyen cantidad suficiente para que se sacie –en especial, las migas y la paella–. A partir de aquí, dedica por sí mismo. Si puede, coma sano: compre verduras y hágase una ensalada en casa, o párese unos minutos para cocinar un filete a la plancha, o incluso para hacerse una pizza con una de las bases que se pueden comprar en el mismo Dia. Pero, si no puede hacer nada de eso, opte por esta opción. Aunque, ya decimos, no se acostumbre. Lo barato, a la larga… sale caro. 

Cinco de los 30 platos para llevar de Dia.