La Policía ha desmantelado dos criaderos ilegales en Madrid.

La Policía ha desmantelado dos criaderos ilegales en Madrid.

Sociedad

Los 270 chihuahas rescatados en Madrid de dos criaderos ilegales: los veterinarios, detenidos

Los agentes han detenido a los especialistas que facilitaban la actividad ilegal aportando cartillas sanitarias, medicamentos y diverso instrumental.

Noticias relacionadas

La Policía Nacional ha desmantelado dos criaderos ilegales de chihuahuas y pomeranias en una operación en la que han sido rescatados unos 270 perros y han detenido a varios veterinarios.

Los animales rescatados tenían las cuerdas vocales seccionadas para que no ladrasen y despertar las sospechas de los vecinos, según informa la Policía, que esta mañana dará más detalles de la operación, en la que han hallado varias crías muertas y congeladas. Entre los detenidos se encuentran varios veterinarios que facilitaban la actividad ilegal aportando cartillas sanitarias, medicamentos y diverso instrumental.

En febrero de 2019, los agentes desmantelaron otro criadero ilegal en Madrid. Más de diez perros fueron trasladados a una protectora de animales y se abrió una investigación por un delito continuado de maltrato animal. La Policía Nacional en colaboración con la Policía Local de Meco desarticularon el criadero ilegal de chihuahas en una zona de viviendas de la localidad. Todos ellos fueron trasladados hasta la protectora de animales ALBA, situada también, en el municipio de Meco, cuyos voluntarios afirmaron que "nuestra labor ahora mismo es cuidarles para que se recuperen del infierno vivido".

La investigación había comenzado un mes antes, tras recibir varias denuncias anónimas de los vecinos. Todos ellos aseguraban sufrir molestias por ruidos y olores provenientes del inmueble. Además, alertaron del riesgo al que estaban sometidos los perros. En una primera inspección, los agentes constataron la presencia de los animales en dicha vivienda y corroboraron que el domicilio carecía de la autorización de núcleo zoológico. Por tanto, estaba inhabilitado y no poseía los requisitos necesarios para la cría y tenencia de animales.

Los vecinos de la zona confirmaron a la Policía que los dueños de este criadero ilegal llevaban años ejerciendo esta práctica y les avisaron de que existía un gran trasiego de gente que acudía con transportines de animales para la compra de los canes.