Marina Tillby, condenada a dos años de prisión.

Marina Tillby, condenada a dos años de prisión.

Sociedad

La madre que mató a su bebé tras dormirse sobre él, condenada a dos años de cárcel

El juez considera que la madre ignoró por completo su deber para poder emborracharse durante una noche de fiesta.  

Un juzgado de Gales ha condenado a la madre danesa Marina Tillby a dos años y cuatro meses de prisión por haber matado a su bebé de 4 semanas, tras haberse quedado dormida sobre él, cuando estaba bajo los efectos del alcohol. 

Los hechos se produjeron el 30 de marzo de 2017. La madre cogió a su bebé, de nombre Darian, y se fue con su hermana a un local de New Quay, en el oeste de Gales. Allí, estuvieron bebiendo toda la noche junto a dos hombres a los que conocieron en el mismo lugar, con los que incluso estuvieron jugando a lanzar el bebé por los aires como si se tratase de un muñeco. 

Una vez abandonaron el bar, decidieron ir a un lugar más tranquilo y se dirigieron a una caravana que había cerca. Estando dentro del vehículo, Marina Tillby se quedó dormida encima encima de su bebé, sin darse cuenta debido a su estado etílico. Una hora y cuarto después, al advertir la escena, la hermana alarmada intentó despertar sin éxito a Marina al comprobar que Darian tenía sangre en la boca.  

Al no recibir respuesta, decidió llevar al bebé al Bronglais Hospital de Aberystwyth, a unos 30 kilómetros de distancia, pero ya era demasiado tarde. El bebé había fallecido de un paro cardíaco.

Ignoró su deber

En el juicio, la fiscal consideró que la causa de la muerte del pequeño había sido por el aplastamiento de su madre. Si bien, el juez Paul Thomas aseguró que las pruebas médicas no acreditaban del todo esa circunstancia y no descartó otras posibilidades. 

Aún así, la ha condenado a dos años y cuatro meses de prisión por una negligencia deliberada "en un terrible caso de egoísmo materno". En la sentencia, el magistrado sostiene que es "responsabilidad, el deber y el instinto natural de la madre poner el cuidado y la seguridad de su hijo de cuatro semanas por encima de todo lo demás”.

"Usted ignoró por completo ese deber para poder emborracharse extremadamente en una noche de fiesta", le profirió el juez a la condenada en el juicio.

Por su parte, el abogado de la mujer, Dyfed Thomas, explicó que su cliente había sido diagnosticada de depresión desde la muerte de Darian y que "claramente había sufrido". De este modo, el letrado precisó que Marina deseaba expresar al juzgado, al padre del bebé y a su propia familia "su propio remordimiento y sentimiento de culpa de esa noche". "Su dolor la llenará por la ausencia de su hijo durante el resto de sus días".