Lectores en una librería.

Lectores en una librería. EFE.

La Jungla

El 'zasca' de una librería al cliente que les dijo que los libros "eran caros"

En La Jungla. La contundente respuesta se ha hecho viral.

Vivimos un tiempo en el que nos cuesta pagar por la creatividad. Acostumbrados como estamos a consumir contenidos de manera gratuita a través de la Red, cuando hay que sacarse las monedas del bolsillo para sufragarnos una dosis cultural hay quien cuestiona que el precio es demasiado caro. Así, por ejemplo, algunos prefieren seguir descargándose películas en vez de ir al cine o pagar una plataforma de streaming. Sin embargo, también hay personas que son capaces de dejarse la nómina sin pestañear en cosas que podrían considerarse más superfluas. 

En este contexto se antoja maravillosa la respuesta de la Librería Cálamo, un negocio abierto desde 1983 en la plaza San Francisco de Zaragoza, que ofreció una retahíla de argumentos para desmontar a cualquiera que ose decir que un libro es caro.

La editorial barcelonesa Blackie Books ha compartido el mensaje en su cuenta de Twitter, donde ha recibido multitud de aplausos:

"Vale que le des al tambor y ocupes la vía pública a tu total antojo. Vale que estés en Salou, sentadito en un chiringuito y poniéndote morado de mejillones y pescadito frito, a todos nos gusta. Vale que andes como un poseso por las cumbres pirenaicas, que pedalees arrasando los márgenes de los caminos. Vale que aproveches estos días para viajar a Estambul, Londres o París, que fundas la visa en el Gran Bazar, en Harrod's o en las Galerías Lafayette", empieza el reivindicativo correo.

Continúan diciendo que "vale que pagues por cuatro tapas y dos vinos 8 euros; vale que pagues por cuatro tapas de diseño y dos vinos de marca 12 euros, que te gastes medio sueldo en invitar a comer a la familia en el restaurante de cocina fusión aragonesavascaperuanajaponesa de la esquina. Vale que el otro medio te lo dejes con los colegas atizándote gintonics de ginebra con aromas florales y tónica de agua fósil a los que se les añaden todas las especias de la historia de la humanidad y medio pepino".

"Vale que le compres al niño las zapatillas que lo convertirán en el nuevo Nadal o el móvil con cinco cámaras y extensor hidráulico de nueva generación. Vale que pagues por ir al fútbol e insultar. Vale todo eso y mucho más, pero por favor, no vuelvas a decir que los libros son caros", concluyen.

[Más información: La portada de The New Yorker que todo el mundo interpreta como quiere]