La Jungla

"Una banda de gilipollas": unos turistas ingleses arrasan Nueva Zelanda

En la Jungla. Desde que el pasado lunes se viralizó un vídeo en el que una familia inglesa se comportaba como trogloditas no han parado de surgir incidentes a su alrededor. La isla se encuentra poco más o menos que en estado de alerta. El alcalde de Auckland los definió como "una banda de gilipollas".

Un hombre grande, con camiseta de tirantes blanca y pantalones chandal, y un chaval descamisado con un gran sombrero se han convertido en el símbolo del caos y de la destrucción, como Godzilla, King Kong o José Luis Rodríguez Zapatero. Nueva Zelanda podría parecer el último refugio de la locura del mundo, por aquello de que está al otro lado del mundo y -por lo que hemos podido ver en el cine- habitado por pacíficos Hobbits. 

Mientras el mundo tiene que lidiar con políticos como Trump, Putin, Salvini o Bolsonaro, ellos tienen una educadísima señora. Sin embargo, la Pax Kiwi se ha visto perturbada por una terrorífica familia inglesa que ha decidido comportarse en Nueva Zelanda como si estuvieran en Magaluf.

"Voy a arrancarte el cerebro"

El escándalo se destapó el lunes, cuando se viralizó un vídeo protagonizado por otro de los miembros del clan y los dos monstruos antes citados. Todo empezó cuando dejaron toda la basura por la playa de Auckland. Una mujer local se enfrentó a ellos, concretamente a esa mezcla de Godzilla y Tony Soprano, cuando el niño irrumpió al grito de "como te metas con mi tío te arranco el cerebro". Un amor de criatura:

Pero estos son solo una pequeña representación del grupo de al menos 12 miembros que lleva un mes sembrando el caos allá por donde pasan. Después de este vídeo, numerosos relatos sobre su capacidad de aniquilación ha salido a la luz, hasta tal punto que el NZ Herald ha realizado un mapa con los lugares donde el grupo la ha liado.

Como si fuera un desastre natural:

DxL8HvWWsAA-AAx

DxL8HvWWsAA-AAx

Las nuevas estrellas mediáticas

Entre los crímenes que se les atribuyen está liarla parda en un avión, dejando pañales usados en el espacio para las maletas o negarse a pagar en restaurantes alegando haber encontrado pelos u hormigas, además de acosar al personal. Es fácil encontrar titulares en distintos medios neozelandeses del tipo "Malas noticias: la familia irlandesa, avistada en...":

El alcalde de Auckland se ha llegado a referir a ellos como "una banda de gilipollas".

Pero los neozelandeses no se han quedado con las manos cruzadas y han respondido con todo su armamento: una orden de extradición. Una orden que, por cierto, les ha pillado mientras comían en un Burger King de Hamilton. Una orden que ha sido posible después de que Tina Maria Cash, una de las integrantes de La Horda, fuese cazada en una estación de servicio robando unas latas de Red Bull y unas gafas de sol, sumando un total de 50€ de robo.

Convertidos en una especie de animales mediáticos, más o menos como Belén Esteban aquí, incluso han concedido entrevistas a algunos medios. Por eso hemos sabido que el grupo está compuesto por John Johnson (no, no es un chiste, se llama así), su hermano David, sus parejas, hijos y sus padres son de Liverpool -a pesar de que se había dado por hecho que eran irlandeses y de hecho eran conocidos como los "turistas irlandeses"- y que debido a su inesperada fama han tenido que acortar una semana sus vacaciones.

Y menos mal, porque visto lo visto, llegan a pasar una semana más allí y Nueva Zelanda se hubiera ido por el camino de la Atlántida...