Los empleados 'felices' con el arsenal de armas que les han regalado sus jefes

Los empleados 'felices' con el arsenal de armas que les han regalado sus jefes BenShot

La Jungla

El disparatado regalo navideño de una empresa a sus 16 trabajadores

En la Jungla. Los 16 trabajadores de la fábrica han podido elegir el arma que más les gustaba y empuñarla después de hacer un curso de seguridad durante una mañana.

Hemos dejado atrás las cestas repletas de productos navideños, las plantitas con flores de Pascua, el lote de productos cosméticos y el sorteo del viaje al Caribe. Ahora lo que se lleva en las empresas es regalar algo más fuerte cuando llega la Navidad. En BenShot, una compañía asentada en Wisconsin (Estados Unidos), han querido innovar y este año regalan una pistola a sus 16 empleados.

El cofundador de la fábrica junto a su padre, Ben Wolfgram, ha explicado en varios medios que la idea es "asegurarse de que todos mis empleados estén seguros y felices, así que una pistola es un regalo perfecto". Dicho y hecho. Los trabajadores han podido empuñar las armas que han elegido ellos mismos después de hacer un intenso curso de seguridad que ha durado media jornada y verificar que no tuviesen antecedentes.

En las imágenes que ha difundido la compañía, al menos, se les ve felices. Lo de seguros ya no podemos afirmarlo. Los empleados han comentado que el regalo no les ha pillado por sorpresa. No es de extrañar porque, entre otros objetos, fabrican vasos con una bala incrustada en el cristal. Monísimos para sacarle los chupitos a las visitas, vaya.

Un muerto por bala cada tres días

Esta empresa familiar empezó su actividad en 2015 y cuenta con varios veteranos de guerra en su plantilla. De hecho, no les va nada mal si tenemos en cuenta que es una de las principales empresas de venta de productos manufacturados en Amazon USA.

Los 'originales' vasos que venden en BenShot

Los 'originales' vasos que venden en BenShot

Sin embargo, no podemos dejar de manifestar, como ocurre siempre con el tema de las armas en Estados Unidos, la tremenda contradicción de regalar pistolas en un estado donde muere tiroteada una persona cada tres días, algo que no parece importarle demasiado a Wolfgram: "para nosotros, tener a todo el personal armado es una gran noticia".