La Jungla

Esta reacción de Juan y Medio contra la homofobia se viraliza 5 años después

En la Jungla. Un vídeo de 2013 del programa de Juan y Medio ha resucitado en las redes sociales por la peculiar defensa que el presentador brinda a su invitado homosexual. 

Juan y Medio ha vuelto a ser noticia esta semana, una vez más, por su comportamiento poco ortodoxo ante las cámaras. Lo curioso es que el vídeo que se ha viralizado a través de Twitter no se corresponde con ninguna fecha reciente, sino que es del mes de septiembre de 2013, según la información que recogió en esas fechas El Comercio

El gancho de las imágenes que se han popularizado -emitidas en el programa de Canal Sur La tarde, aquí y ahora, que presenta el andaluz-, es la polémica defensa que Juan y Medio brindó a un invitado homosexual que había ido a buscar pareja a la televisión pública de Andalucía. 

En un momento dado, cuando tocaba compartir en directo los mensajes de las personas que han llamado para interesarse por el invitado, el presentador dice que han recibido más de 250 llamadas, pero no todas buenas. Acto seguido se pone a leer las palabras homófobas que han enviado algunos espectadores. 

"El que no va a venir al programa es usted"

El presentador tiró de ironía para ir leyendo y a la vez contestando los mensajes, dejando en ridículo a los remitentes ante la mirada perpleja del invitado que no sabía muy bien dónde meterse:

El vídeo, compartido el pasado martes, acumula más de 119.000 reproducciones, cogiendo más dimensión ahora que cuando se grabó el programa en 2013. 

Críticas al método de Juan y Medio

Sin embargo, no todo fueron alabanzas para el presentador andaluz. De hecho, algunos tuiteros han puesto el foco en la verdadera víctima de la situación, el invitado que tiene que aguantar el tipo escuchando las lindezas homófobas que le habían dedicado porque Juan y Medio optó por hacerlas públicas:

No dudamos de la buena intención del presentador, pero quizás podría haber hecho su alegato de obviando las palabras hirientes para que su invitado no se sintiese ofendido. Aunque, hay que decirlo, seguramente el mensaje hubiese sido mucho menos impactante y no hubiésemos hablado de ello en su momento ni mucho menos cinco años después.