Fotograma de American Psycho.

Fotograma de American Psycho.

La Jungla

Pánico al descubrir que la decoración de su compañera de piso no son cantantes

  • En La Jungla. Una joven estudiante ha descubierto que su compañera de habitación tiene varias fotografías de asesinos en serie colgadas en la pared de su cuarto.
  •  

Con la llegada de septiembre comienza también el periplo de muchos jóvenes hacia la universidad. Nuevas experiencias les esperan a lo largo del curso y, sin duda, la primera de ellas es adaptarse a sus nuevas casas. 

Salir de la zona de confort no es fácil, pero en estos casos no queda más remedio. Eso sí, cuando empezamos a ver cosas extrañas a nuestro alrededor, no es difícil que la paranoia se apodere de nosotros.

Una estudiante británica cuya identidad no ha trascendido acaba de descubrir, después de tres semanas conviviendo con su nueva compañera de habitación, el secreto que oculta en las paredes de su habitación, recoge The Mirror.

La joven escribió una carta a un consultorio online explicando que la chica que vive con ella había cubierto su parte de habitación con pósteres antiguos, como si fueran de “estrellas del indie rock” retratadas hace años. 

Unos ‘cantantes’ muy siniestros

“Pensé que era una inconformista que había puesto fotografías de viejas estrellas de rock indie en su pared”, explicó la joven. Todo parecía correcto hasta que una amiga suya la fue a visitar y le dio la noticia: “me dijo que los tipos de las fotos eran asesinos en serie”.

 Su compañera había colgado los retratos de Ted Bundy, Jeffrey Dahmer y Ed Gein. “Me asusté y le pedí que los tirara, pero ella se niega. Tampoco me ha explicado por qué ha colgado esas fotografías y eso también me da miedo”. 

“Odio ver esas fotos y ya he dormido varias noches con otros amigos. De momento no puedo cambiarme de habitación porque tengo que esperar a que haya vacantes. Ella y yo apenas hablamos”, escribió la chica. En el consultorio le dieron la razón y le aconsejaron que fuese a contar su caso a la Oficina de Vivienda.

Los lectores de la columna se quedaron impactados con su historia y una mayoría entendió que la chica se sintiera incómoda con su compañera de piso y sus pósteres “inquietantes” y “espeluznantes”.  Sin embargo, también ha habido quien le ha reprochado su actitud argumentando que le estaba “dando demasiado poder sobre ella”.