El épico momento del engaño masivo.

El épico momento del engaño masivo. @bvdhai Twitter

La Jungla

Cita a cien hombres por Tinder para hacerles un troleo épico

En la Jungla. Una mujer ha usado la famosa aplicación de citas para convocar a un centenar de hombres en el mismo punto y descartarlos en vivo. 

Lo que ha hecho la protagonista de la siguiente historia bien podría estudiarse en los libros de texto de un futuro no muy lejano. Si hace poco hablábamos de la consolidación de nuestro cambio de hábitos a la hora de ligar -ya preferimos el Tinder al bar-, hoy toca dar cuenta de los daños colaterales que puede traer consigo.

Este pasado domingo por la tarde cerca de un centenar de hombres fueron sometidos a un troleo masivo a través de la aplicación de citas. Una mujer, que se hacía llamar Natasha, se citó con cada uno de ellos convocándolos en el mismo punto, Union Square (Nueva York), para asistir a la actuación de un DJ "amigo suyo" y tomarse algo.

Imaginaos la escena: quedas con alguien en Tinder, llegas al lugar a la hora acordada, te encuentras a cien hombres más y a tu hipotética cita subida al escenario dispuesta a dejaros en ridículo. El tuitero Spencer M. (@bvdhai) ha relatado su historia en su cuenta y varios medios ha recogido otros testimonios de lo sucedido, que en todo caso llega a calificarse de épico:

La mujer establecía contacto con los hombres a través de la app y finalmente les proponía quedar. La cita era este domingo a las seis de la tarde en Union Square. Poco después Natasha subía al escenario y empezaban "Los Juegos del Hambre".

Es decir, la mujer empezó a descartar a los hombres en vivo y en directo. Primero de viva voz, soltando cosas como que si eran partidarios de Trump tenían que irse, o si tenían la barba larga. Después los puso en línea y empezó a "pasarlos" como en el Tinder: a la izquierda los que no le gustaban y a la derecha los que sí. También les obligó a hacer flexiones y a correr.

Aunque Spencer asegura que se fue al comienzo del show, también dice que ha surgido una especie de "grupo de apoyo" entre los hombres troleados. Además, él se lo ha tomado con humor: "en cuanto a las estafas, no fue tan malo. Gasté 2,75 dólares en un boleto del metro".