El socorrista prohibió que el menor se bañase con camiseta en la piscina.

El socorrista prohibió que el menor se bañase con camiseta en la piscina. Arabako Alea YouTube

La Jungla

Rebelión en una piscina pública por discriminación hacia una persona transgénero

En La Jungla. El socorrista de la piscina donde estaban los jóvenes prohibió que uno de ellos, un menor trans, se bañase con camiseta y sus compañeros se han solidarizado. 

Lo que prometía ser una tranquila jornada de piscina para los jóvenes que asisten al campamento Gazte Rock, promovido por la Diputación de Álava, se ha convertido en un gesto viral de respaldo y solidaridad con las personas transgénero después de que el socorrista haya prohibido a un menor trans meterse en el agua con camiseta. 

El incidente se producía este jueves en las piscinas de Salinas de Araña, una localidad a unos 30 kilómetros de Vitoria, donde el medio centenar de chavales de entre 16 y 17 años que participan en el campamento musical se disponían a pegarse un chapuzón. 

Una de las personas asistentes, en proceso de transformación de género, iba a bañarse con la camiseta puesta por para sentirse más cómoda y no exhibir un cuerpo con el que todavía no se identifica, pero las normas del complejo acuático impiden el baño con ropa de calle y el socorrista decidió aplicarlas a rajatabla sin tener en cuenta la excepcionalidad de la situación. 

"¡Con camiseta, con camiseta!"

A pesar de las explicaciones de los monitores del campamento, según la información recogida por El País, el socorrista mantuvo la negativa, así que los jóvenes decidieron expresar su protesta y su solidaridad metiéndose con camiseta en la piscina:

Un gesto que ya se ha hecho viral, pero que también ha provocado que los menores fuesen expulsados en masa del complejo acuático. El socorrista llamó a la Ertzaintza, que se personó en el lugar junto al aguacil y a un concejal, informa la SER.

Según el edil Ayuntamiento de Salinas de Añana, Clemente Pérez, "todo fue un malentendido". El concejal ha añadido que "es posible que al socorrista le faltara mano izquierda, pero es un muy buen socorrista. ¿Se equivocó? Vale, pero no tuvo mala intención e hizo lo que hizo aplicando la normativa".

Pérez, no obstante, defendió la actitud de los jóvenes asegurando que "la reacción de los chavales me ha parecido bien. Yo habría hecho lo mismo. Entiendo que salieran rebotados, pero hemos hablado con los monitores y todo está arreglado".