Garrido, en los actos por el Día de la Comunidad de Madrid

Garrido, en los actos por el Día de la Comunidad de Madrid Chema Moya Efe

La Jungla

Ángel Garrido no se insultaba a sí mismo, pero no sabía como retuitear

En la Jungla. Cuando una figura pública salta a la primera línea a Twitter le gusta hacer arqueología con sus mensajes antiguos en redes sociales. Al nuevo presidente de la Comunidad de Madrid le han reflotado unos mensajes en los que preguntamente quería falsear insultos hacia su persona, pero no es así.

Empieza a ser un clásico que cada vez que aparece un nuevo cargo público, la gente comienza a sacar tuits antiguos. La moda empezó con Pedro Sánchez, luego resurgió con Puigdemont y ahora quien ha dado el salto al pasado ha sido Ángel Garrido, el sustituto de Cristina Cifuentes.

La razón fue un tuit que en realidad es bastante inocente, pero cuando tu predecesora en el cargo saltó después de la filtración de un vídeo en el que presuntamente robaba dos botes de crema en Eroski, cuanto menos tiene miga.

Y esto abrió la veda de buscar tuits viejos que tuvieran gracia descontextualizados:

El problema de esta moda es que se saca de contexto los tuits. En muchos casos esa es precisamente la gracia y tiende a ser algo inocente:

El problema es que en otras ocasiones se puede sacar de contexto un tuit para dar a entender algo que no es, posiblemente de forma malintencionada:

Hubo gente que usó uno de estos tuits para insinuar que Garrido usaba una cuenta falsa para lanzarse insultos a sí mismo. Sin embargo, tal y como explican desde Maldito Bulo, la realidad no es exactamente así. 

Parece que lo que estaba haciendo el nuevo Presidente de la Comunidad de Madrid era retuitear mal insultos recibidos. Hay que tener en cuenta que en aquella época no había posibilidad de citar tuits como ahora, y era muy normal efectuar retuits manuales, normalmente para añadir información, pero en ocasiones también se hacía para que el tuit apareciera en tu timeline (en ese momento los retuits no aparecían en el perfil) y para evitar que desapareciese si se borraba el original.

Es cierto que normalmente, para indicar que era así, se añadía el famoso RT: y el usuario que había publicado el mensaje original, algo que Garrido no hizo.

Tal y como muestra Maldito Bulo, el mensaje original de la presunta cuenta "B" de Garrido es anterior al dichoso tuit. No tiene mucho sentido la teoría de que se equivocase de cuenta cuando el mensaje ya llevaba horas publicado. Todo hace pensar que lo quería retuitear y, sencillamente, no lo indicó de forma adecuada.