En Challans no llueve desde el pasado 14 de febrero

En Challans no llueve desde el pasado 14 de febrero

La Jungla

En este pueblo francés no llueve por decreto municipal

En La Jungla. El alcalde de un pueblo francés ha obligado al sol a presentarse cada mañana y a la lluvia a caer solo tres noches por semana. 

Mientras en algunos puntos del planeta hacen la danza de la lluvia, en otros piden una tregua mirando al cielo y llegan a emplear las tácticas más inverosímiles para conseguir su propósito. Es el caso de Challans, una pequeña localidad francesa de la región del Loira donde han logrado que dejen de caer gotas a base de decretazo.

El alcalde, Serge Rondeau, ha firmado un decreto el pasado 14 de febrero en el que obliga al sol a "presentarse cada mañana" y, por lo de ahora, parece que Lorenzo no ha querido saltarse la ley y verse detenido por la Gendarmería. En declaraciones a Efe, el regidor independiente de centroderecha ha explicado que todo comenzó cuando una compañera le propuso hacer algo para mejorar el tiempo.

Fue entonces cuando él instó a la mujer a hacer un texto que, finalmente, acabó firmando él mismo "a modo de broma", asegura: "El sol tiene la obligación de presentarse cada mañana, de lunes a domingo, en la ciudad de Challans, y por extensión en todo el departamento de la Vendée", reza el escrito.

Que llueva, pero solo tres noches por semana

El decreto firmado por Rondeau especifica, eso sí, que podrá llover "para mantener el nivel de la capa freática" unas tres noches por semana. "Todo debía terminar ahí, pero el administrador de la web decidió subir una imagen a las redes sociales", confesó entre risas este alcalde, que ha recibido mensajes desde Sri Lanka o Argentina, lugares que le han propuesto cederle un poco de sol a cambio de lluvia.

A pesar de que sus detractores han criticado una supuesta "falta de seriedad", el regidor de esta localidad de 20.000 habitantes donde suele llover copiosamente ha insistido en que la medida tuvo una buena acogida y que, de tener verdaderos "poderes sobrenaturales", los emplearía en asuntos más graves.

"Solo espero que no tengamos que abrir un juicio cuando vuelva la lluvia", bromeó Rondeau.