Donald Trump

Donald Trump

La Jungla

Trump pide un Van Gogh a un museo pero recibe este retrete de oro ¡y está usado!

En la Jungla. El presidente de EEUU ha pedido al Guggenheim un cuadro de Van Gogh, pero en su lugar el museo le ha ofrecido un retrete que encaja a la perfección con sus gustos decorativos.

Cuando eres el presidente de EEUU quieres que tus aposentos estén a la altura del cargo, y más si eres el presidente que ha tenido una mayor asistencia a su investidura, el más amado por su pueblo y el que más cosas ha hecho y el que más cosas hará -al menos en tu cabeza-. Así que Trump, ni corto ni perezoso, ha pedido al museo Guggenheim (el de Nueva York, no el de Bilbao) para pedir Paisaje con nieve del genial artista holandés.

84.3239_ph_web

84.3239_ph_web

Así, la encargada de arte de la Casa Blanca, Donna Hayashi Smith, tuvo el vital encargo de pedir al museo que les cedieran la pieza para el uso y disfrute de la presidencial pareja, ya que, al parecer, a Melania le gusta mucho. Sin embargo, la respuesta no ha sido la que seguramente esperaban.

"Muchas gracias por tu petición al museo para tomar prestado el cuadro para la habitación del Presidente y de la Primera Dama", respondió la comisaria del museo Nancy Spector en un correo publicado por el Washington Post. "Siento informarle que no podemos realizar esta cesión". Esta negativa se debe a que la colección Thannahauser no puede viajar salvo en ocasiones excepcionales, y de hecho en breve llegará a España.

Una alternativa muy trol

El retrete dorado de Cattelan

El retrete dorado de Cattelan Guggenheim

Sin embargo, el museo no ha querido que el Presidente y la Primera Dama se quedasen con las manos vacías, por lo que en cambio les ha ofrecido una obra del artista italiano Maurizio Cattelan: un retrete de oro de 18 quilates. La obra ha estado expuesta en los baños públicos del museo, donde se podía usar para todo lo necesario.

Con el gusto de Trump por el dorado, es posible que le encante el retrete, aunque tal vez no tanto que haya sido usado por cualquier visitante del museo. El Washington Post preguntó a Cattelan por el significado de la obra, a lo que respondió con un mensaje bastante peculiar: "¿cuál es el significado de nuestra vida? Todo parece absurdo hasta que morimos y, de golpe, todo cobra sentido".