Los collages de Alexey Kondakov integran pinturas clásicas en escenarios contemporáneos

Los collages de Alexey Kondakov integran pinturas clásicas en escenarios contemporáneos

La Jungla

Este artista pasea a los héroes de la pintura clásica por las calles de Kiev

En la Jungla. Ninfas prerrafaelitas con sombrillas disfrutando de la playa, santos utlizando el metro o vendiendo cigarrillos en las gélidas calles de Kiev. Este artista ucraniano tiene una máquina del tiempo y se ha traído hasta nuestros días lo mejor de la pintura clásica.

Alexei Kondakov es un diseñador ucraniano que se dedica desde 2014 a retratar rincones de su ciudad, Kiev, contando para ello con modelos llegados de otros siglos. Así, gracias a su genialidad, podemos toparnos con los Romeo y Julieta de Frank Dicksee dándose el lote en un taller mecánico, por poner solo un ejemplo.

Estos collages, que Kondakov crea con Photoshop, nos muestran a estos héroes y heroínas clásicas en decenas de escenarios contemporáneos como cafeterías, tiendas, furgonetas, discotecas, transporte público o un fotomatón.

"Estaba sentado una vez en la oficina, aburrido, hojeando blogs para inspirarme y vi Ninfas que ofrece el joven Baco vino, frutas y flores, de Caesar van Everdingen, entonces pensé que cuadraba con esos chicos que descansan y beben en los bancos, así que de camino a casa tomé una foto en la estación de metro de Osokorki", cuenta el diseñador a un medio ucraniano.

A partir de esta primera obra, Kondakov hizo un par de ellas más y las subió a su cuenta de Facebook. “Todo resultó, así que decidí continuar”, explica, bautizando a estos collages como 2Reality. “Soy un gran admirador del transporte urbano, el tren eléctrico y las escaleras del metro”, señala, afirmando que otras de sus escenas favoritas son las de gente comiendo.

Relata que después de estos años con el proyecto a veces ve una imagen e “inmediatamente imagino qué tipo de situación familiar se ve para ponerme a buscar una escena pictórica”. Otras, dice, “sé lo que necesito en un lugar concreto y voy para allí a retratar la historia”.

Kondakov confiesa que nunca antes había estado interesado en la pintura clásica, pero desde que comenzó este proyecto “estoy estudiando y descubriendo nuevos autores”.