Decenas de usuarias dejan claro al presidente que vestirse como una mujer no es ir ceñida.

Decenas de usuarias dejan claro al presidente que vestirse como una mujer no es ir ceñida. Twitter

La Jungla

Trump exige a sus empleadas que “se vistan como mujeres”. Así responden ellas

En la Jungla. Las últimas declaraciones machistas del presidente de EE.UU. se traducen en decenas de tuits con el hashtag #DressLikeaWoman que le explican qué es ‘vestirse como una mujer’.

A.R.S.

Lo de Donald Trump y las mujeres, no tiene fin. Y no, no hablamos de que sea un mujeriego o que triunfe entre el sexo opuesto sino más bien de todo lo contrario. Sus continuas declaraciones públicas impregnadas de tintes machistas –llegando incluso a ser vejatorias– no agradan precisamente a las norteamericanas que ya demostraron de forma masiva su objeción a seguir las políticas y normativas del nuevo presidente en la multitudinaria Marcha por las Mujeres.

Pero no deja tregua. La última, implantar una nueva medida a los trabajadores de la Casa Blanca–concretamente, a los de género femenino– que afecta a sus uniformes. Dos semanas después de mudarse a la conocida villa, Trump ha enviado un comunicado a la plantilla para que sepan cuál es el nuevo código de vestimenta. Y algo queda bien claro: “las trabajadoras deben vestir como mujeres”.

El personal femenino de la Casa Blanca ya se vio obligado a llevar vestidos ceñidos durante la campaña electoral del magnate

Corbatas de marca para ellos, cortes de pelo adecuados y looks con “clase y elegancia”, el informe advierte a aquellas mujeres que pretendan ponerse pantalones vaqueros que los lleven “ceñidos y limpios”. Algo que no ha sorprendido demasiado al personal femenino de la residencia oficial y principal centro de trabajo del presidente que, como confesaron a varios varios medios estadounidenses, ya se vieron obligadas a llevar vestidos ceñidos durante la campaña electoral del magnate. 

Cuando semejante normativa se ha filtrado entre la población, decenas de mujeres de todas las categorías y sectores han querido responder al septuagenario líder colgando imágenes acompañadas del hashtag #DressLikeaWoman en las que podemos ver imágenes de mujeres ataviadas con sus uniformes de trabajo, dejando claro que el hecho de que sean o no ceñidos no las hace ni menos mujeres ni menos profesionales.

Han sido muchas las que no han dudado en hacerse un selfie en sus puestos de trabajo para mostrarle a Trump cómo iban vestidas durante sus jornadas. Cómo no, con mención al presidente para que pudiese ver sus uniformes, curiosamente, más que ajustados, cómodos y profesionales. 

Y, cómo no, también se han compartido numerosas menciones e imágenes de algunas de las mujeres que hicieron historia al ocupar puestos de trabajo que hasta entonces estaban reservados única y exclusivamente a los hombres. Puestos que consiguieron por su valía y lucha constante, sin necesidad de lucir sus cuerpos comprimidos para llegar hasta ahí.