Los dos concejales que VOX tiene en el Ayuntamiento de Totana, María Dolores García y Javier Clemente Sánchez, durante la pegada de carteles .

Los dos concejales que VOX tiene en el Ayuntamiento de Totana, María Dolores García y Javier Clemente Sánchez, durante la pegada de carteles . Totana.com

Reportajes

Totana se acostó comunista y se levantó de Vox: el cambio de voto más radical en toda España

Ecuatorianos residentes en esta localidad murciana votan al partido de Santiago Abascal porque “es patriótico” y se muestran partidarios de sus políticas migratorias restrictivas.

Noticias relacionadas

En agosto de 1998 miles de vecinos de Totana (Murcia) se manifestaron en el Ayuntamiento para protestar por la orden de la Delegación del Gobierno de Murcia que fijaba la expulsión del país de 133 de los 500 inmigrantes que residían en la localidad. Los totaneros protagonizaron actos reivindicativos para frenar la deportación que afectaba a ecuatorianos que no tenían regularizada su situación en España, pero que se ganaban la vida honradamente trabajando en empresas del pueblo dedicadas a la agricultura o la construcción.

La prensa internacional, como Paris Match y The New York Times, se hizo eco de aquella movilización vecinal y de los encierros que protagonizaron algunos ‘sin papeles’ en la sacristía de la parroquia de Santiago el Mayor. Dos décadas después de ese movimiento espontáneo de solidaridad la noticia en Totana es ahora bien distinta: la extrema derecha de Vox se ha impuesto en las urnas de un municipio con un 21% de población extranjera y es la única localidad de las 45 de la Región que está gobernada por un alcalde que es militante del Partido Comunista y de Izquierda Unida, Juan José Cánovas.

“Hemos sido ‘Trending Topic’: el pueblo con un alcalde comunista donde ha ganado un partido ultraderechista”, comenta con ironía el regidor totanero, Juan José Cánovas, mientras recibe a EL ESPAÑOL en el despacho de la Alcaldía. No habla en vano el primer edil puesto que este lunes su pueblo fue tendencia regional en Twitter porque Vox se impuso en las elecciones generales en 21 de las 32 mesas electorales al sumar 4.029 votos (3.420 PP, 3.009 PSOE, 1.283 Unidas Podemos y Ciudadanos 904). Y todo ello sin haber celebrado en Totana ni un solo mitin en toda la campaña del 10N. “El tema es serio, el hecho de que los votantes de este pueblo apoyen una opción de ultraderecha es para preocuparse y reflexionar”, subraya el primer edil.

Juan José Cánovas alerta de que el partido de Santiago Abascal “tiene un discurso de mensaje fácil que canaliza el descontento general” y pone como ejemplo de ello los mensajes de Vox denunciando que la población inmigrante recibe más ayudas sociales que los españoles. El regidor desmonta ese argumento entregando a este diario un documento de los Servicios Sociales de Totana: entre el 1 de enero y el 12 de noviembre de 2019, la población española ha sido perceptora del 70,20% de las ayudas municipales destinadas al pago de recibos de la luz, el agua, alimentación básica y comedor escolar. El 29,80% restante de los beneficiarios se corresponde con la población extranjera.

Juan José Canovas, alcalde de Izquierda Unida de Totana.

Juan José Canovas, alcalde de Izquierda Unida de Totana.

“Desde el ‘boom’ migratorio que experimentó la Región de Murcia en 1994, somos una de las zonas calientes, somos un pueblo de inmigrantes”, subraya el alcalde, al tiempo que muestra el desglose del padrón municipal para evidenciar que la realidad social de Totana -donde conviven 28 nacionalidades distintas- es incompatible con la políticas migratorias que plantea Vox y que consisten, entre otras medidas, en no regularizar la situación de los ilegales. De los 31.639 habitantes que hay en la localidad, 25.067 son españoles (79%) y 6.264 son extranjeros (21%). “Si Totana se quedase sin inmigración sería un desastre económico porque los inmigrantes trabajan en el sector agrícola, en almacenes, en la construcción, en el sector servicios y cuidando a personas mayores que son dependientes”, advierte Juan José Cánovas.

- Entonces, señor alcalde, ¿a qué achaca usted la victoria que VOX ha obtenido en Totana en las pasadas elecciones generales?

- En términos ideológicos Totana es un pueblo conservador, pero entre los vecinos cambia mucho la tendencia del voto de unas elecciones generales a unas municipales. Se ve a las claras que en los comicios locales la gente vota a la persona que encabeza cada candidatura y en los estales se fijan más en el mensaje que lanza cada partido. Ni el pueblo era comunista cuando me votó ni ahora el pueblo es fascista.

Españoles de origen ecuatoriano que votan a Vox

Tal reflexión es cierta porque el partido de Santiago Abascal en las elecciones municipales de mayo obtuvo 1.255 votos frente a los 3.343 de Izquierda Unida que auparon a Juan José Cánovas a la Alcaldía. En la cita de las generales la tendencia se invirtió y los vecinos dieron 4.029 sufragios a Vox y 1.283 a la formación de izquierdas. “Estoy convencido de que hubo vecinos que me votaron a mí en los comicios locales y ahora han votado a Vox y también estoy seguro de que les han votado algunos hijos de inmigrantes que han nacido aquí y son la primera generación de ecuatorianos nacidos en España”, admite con sinceridad el regidor.

- ¿Esa bipolaridad en el voto afectará de alguna forma a sus políticas municipales?

- No. Nuestro trabajo va dirigido a la mayoría de la población, no distinguimos colores políticos ni clases sociales. Nuestro objetivo es trabajar en la integración de toda la población, dignificar la política, impulsar la transparencia en el Ayuntamiento, mejorar la calidad del empleo y solucionar los problemas de vivienda que tiene la localidad.

Este político agnóstico, de 61 años, no piensa modificar ni un ápice sus iniciativas al frente de la Corporación municipal porque la ultraderecha en su pueblo haya pasado de cosechar 3.160 sufragios en las elecciones generales del 28 de abril a 4.029 el 10 de noviembre (+39%). “Siempre he tenido una clara tendencia desde joven a luchar por lo social, por la libertad, la democracia y en pelear contra las injusticias para ayudar a construir un mundo mejor”, resalta el alcalde y militante del Partido Comunista desde 1975. “Yo también fui inmigrante, estuve una temporada en Francia para trabajar en el campo recogiendo manzanas porque había mejores condiciones laborales que en España y allí contacté con españoles que se exiliaron para evitar los fusilamientos de la dictadura de Franco: ellos me influyeron mucho para afiliarme al Partido Comunista”. 

El espíritu reivindicativo y de izquierdas de Juan José Cánovas no se queda en el discurso porque en 1981 estuvo al frente de Comisiones Obreras en Totana hasta que en 1987 dio el salto a la política municipal como concejal de Izquierda Unida. “Solo renuncié a la política en 2004, por enfermedad, pero en 2007 regresé”. En los comicios de 2015 cerró un pacto de gobierno entre IU y el PSOE que permitió sacar al PP del Ayuntamiento después de verse implicado en tramas de corrupción urbanística, como el ‘caso Tótem’, y de generar una deuda de 130 millones de euros en las arcas municipales. 

Brenda, una joven ecuatoriana de 26 años, que regenta una cafetería en Totana.

Brenda, una joven ecuatoriana de 26 años, que regenta una cafetería en Totana.

En esta legislatura se enfrenta al ascenso de la ultraderecha y a una oposición conformada por 15 concejales con los seis ediles de Izquierda Unida con los que gobierna en minoría el Consistorio. “Nuestro proyecto está por encima de la ideología”. Esta afirmación del alcalde no evita que entre los vecinos se haya instalado un fuerte debate ideológico. “En Totana han votado a VOX en las elecciones generales por la inmigración y me parece preocupante”, asegura Brenda, una ecuatoriana que lleva quince años viviendo en la localidad y que regenta una cafetería. “Ese partido va en contra de los extranjeros, pero para mí Totana es mi pueblo, cuando alguien emigra es porque tiene una necesidad, de lo contrario no dejaría atrás a su familia”. 

Esta joven, de 26 años, asegura que ella ya ha sufrido las consecuencias del crecimiento experimentado por el partido de Santiago Abascal en Totana. “En mi comunidad de vecinos habíamos acordado no colocar nada de cableado en la fachada de las viviendas y en junio bajé a hablar con la presidenta de la comunidad de vecinos porque iba a meter la fibra óptica por el sótano, pero su marido me dijo que era una inmigrante de mierda, que venía de la selva y que no me enteraba de nada”, relata Brenda a este diario. “Le denuncié ante la Guardia Civil”. Esta hostelera votó el pasado domingo a Ciudadanos, precisamente uno de los partidos a costa del que ha crecido VOX en Totana porque la formación naranja ha perdido un 62% de sus votantes en la localidad al pasar de 2.665 en abril a 904 en noviembre.  

Enfrentamiento por los pasos de peatones LGTBI

El ascenso de VOX está reactivando los discursos y acciones de grupos minoritarios de ideología de extrema derecha. Valga como ejemplo lo ocurrido en junio de 2018, cuando Falange Totana colocó pancartas contra la decisión de pintar los pasos de peatones del municipio con los colores de la bandera arcoíris para concienciar sobre los derechos del colectivo LGTBI. Esa decisión fue adoptada en la pasada legislatura por el equipo de Gobierno que entonces conformaban PSOE e IU al frente del Ayuntamiento y provocó una querella de la Asociación Libertas que los juzgados acabaron archivando. 

El alcalde Totana contemplando un cuadro de la Pasionaria, la histórica dirigente del Partido Comunista.

El alcalde Totana contemplando un cuadro de la Pasionaria, la histórica dirigente del Partido Comunista.

El debate ideológico también sigue ganando enteros en las redes sociales y a pie de calle, incluso en el seno de la población inmigrante. De las 28 nacionalidades que conviven en el término municipal, son mayoritarios los ecuatorianos (2.570), seguidos de los marroquíes (1.375) y bolivianos (1.172). En la comunidad sudamericana hay miembros que cuentan con la nacionalidad española y que abiertamente se muestran partidarios de Vox. De hecho, el partido de Abascal ha ganado en las mesas electorales del Centro Cultural la Cárcel y el Centro Social Era Alta situados en barrios donde mayoritariamente reside población migrante. “Lo que más me gusta de Santiago (Abascal) es que es una persona que transmite seguridad, seriedad, sabe lo que quiere y no duda al hablar”, afirma María Fernanda, ecuatoriana que lleva residiendo en España 14 años y que regenta una tienda de zapatos. “Llevo seis años viviendo en Totana, aquí me traje a mi hija mayor y he tenido un niño nacido en España”.

- Usted se tuvo que marchar de Ecuador para buscarse un futuro en suelo español. ¿Cómo es posible que le parezcan bien las políticas migratorias que propone Vox?

- Es bueno limitar y seleccionar las personas que pueden ser migrantes. Yo veo bien que cumplan una serie de requisitos: mirar que no tenga antecedentes penales, si tienen familiares en España y si pueden encontrar trabajo. Si ocurriese lo mismo con la inmigración en mi país, yo haría lo mismo.

- ¿Usted tiene la nacionalidad española?

-

- ¿Ha votado a Vox?

-

- ¿Podría decirme qué es lo que le gusta del programa electoral de Santiago Abascal?

- Lo que más me gusta es que es muy patriota. (No recuerda ni una sola medida).

En Totana uno de los líderes de VOX es un hombre que no ha militado con anterioridad en ningún partido político: Javier Clemente. La agrupación local está representada en el Ayuntamiento con dos ediles, cuenta con 50 militantes y a raíz de los resultados de las últimas elecciones han solicitado colocar mesas informativas todos los domingos en la plaza del Ayuntamiento. “Nosotros lo que decimos lo cumplimos y la gente está recibiendo el mensaje correctamente. Al principio, los medios de comunicación nos teníais vetados y ya parece que el mensaje está llegando a más gente”, explica el concejal de Vox, Javier Clemente, que habla de veto informativo a su formación cuando nada más recibir la llamada de este diario advierte de que antes de atender al periodista tiene que preguntar a los líderes del partido en Murcia si puede realizar la entrevista. El periodista le convence y finalmente atiende la llamada sin pasar antes por ningún filtro.

Miembros de la agrupación que VOX tiene en Totana y que cuenta con cincuenta militantes, entre ellos una ecuatoriana con nacionalidad española.

Miembros de la agrupación que VOX tiene en Totana y que cuenta con cincuenta militantes, entre ellos una ecuatoriana con nacionalidad española. Totana.com

- ¿A qué achaca usted que VOX se haya impuesto en las elecciones generales en un municipio como Totana con un alcalde comunista?

- La gente está cansada del tema del trabajo y aquí hay mucha inmigración que también es un tema importante y a tener en cuenta. Estamos observando que aumenta considerablemente. La gente se queja mucho de que en las escuelas, en una clase con 28 niños, 24 son extranjeros y cuatro españoles. Ahí, o falla algo, o no es proporcional. Entonces, claro, la gente no es que no quiera la inmigración porque es necesaria, pero están viendo que no está nivelada. Algo falla.

De inmediato el concejal de Vox añade como otro argumento para explicar la victoria en la localidad el tema de las ayudas sociales: “Estamos viendo que perciben muchas ayudas los inmigrantes y las personas autóctonas no perciben ningún tipo de ayuda y eso hace mella en la sociedad”. Esta afirmación la realiza sin aportar un solo dato frente al documento que el alcalde ha entregado a este diario, suscrito por los Servicios Sociales, en el que se detalla que este año las prestaciones han sido destinadas en una 70,20% de los casos a españoles y en el 29,80% a extranjeros.

- ¿Cómo cree usted que se debería gestionar la inmigración?

- Nosotros creemos que la inmigración es necesaria, pero tiene que ser controlada, de forma que según la necesidad de trabajo y de mano obra que exista en cada momento, pues nosotros podamos optar a la mano de obra que necesitemos. Y no que vengan y vengan y vengan con las puertas abiertas, sin tener necesidad, porque entre ellos mismos se están perjudicando porque están abaratando la mano de obra. Nosotros lo que queremos es una inmigración controlada, con todos sus derechos. Luego también abogamos por que esta inmigración no sea de países que nos quieran imponer sus creencias, sus leyes o sus normas. Por ejemplo, nosotros abogamos que sean de países hermanos, como los sudamericanos, que tienen las mismas costumbres y el mismo idioma y luego no nos imponen ciertas leyes.

- ¿Entonces me está diciendo que no quieren inmigrantes de países de África?

- Claro. Son inmigrantes que tienen otra forma de pensar y las asociaciones de mujeres no se meten con eso, pero lo que nosotros no podemos permitir es que vengan aquí a tratar a las mujeres como ellos las tratan en sus países. Ellos tienen que cumplir las normas y las leyes que nosotros tenemos en España. Por eso nosotros queremos más la inmigración hispanoamericana, pero no echamos para atrás a quien cumpla las normas.   

- En Totana residen 6.264 ciudadanos extranjeros. ¿A usted esa cifra qué le parece?

- Lo vemos exagerado. Lo digo más bien porque no hay trabajo para todos. Entonces para ellos mismos es malo porque su mismo trabajo se degrada, la gente les aprieta más y les pagan unos sueldos míseros. Eso no es correcto. Nosotros lo que queremos es que esté todo controlado y tengan sus sueldos en condiciones, pero claro, empiezan a venir, a venir y a venir, y ellos mismos chocan. Ya le digo, no tenemos nada en contra del inmigrante, lo que pasa es que los otros partidos dicen que nosotros somos xenófobos, pero eso no es verdad.

- La agricultura es uno de los motores de la economía de Totana y el grueso de la mano de obra son inmigrantes. ¿Si se reduce la cifra de inmigrantes quién sacará adelante los jornales?

- No dispongo de esa información. Lo que vemos es que hay mucho inmigrante por ahí, sin trabajar, y eso trae problemas. Cuando tú estás desocupado no tienes para comer y entonces empiezan los problemas. Tú sales por el pueblo y ves muchísima gente inmigrante sin trabajar. Eso tiene que salir de algún lado, eso no es normal. Algo falla. Hay que ver qué ocurre. Intentar colocarlos en otros puntos, en otras ciudades, lo que queremos es que no haya sobrepoblación en ningún sitio porque no es bueno.

Con este discurso la pedanía del Paretón, un feudo histórico del PP en Totana, ha pasado a manos de Vox. El partido de Abascal también ha arrasado en barrios de la periferia del municipio y ha calado en el empresariado agrícola. Precisamente, en agosto de 1998, entre los manifestantes que se lanzaron a las calles del pueblo para protestar contra la deportación de ecuatorianos en situación irregular había empresarios del sector agroalimentario. “Muchos de esos inmigrantes trabajaban como jornaleros en el campo y antes se les valoraba como mano de obra barata”, recuerda Josefina Gálvez, edil de IU por aquel entonces en el Ayuntamiento y que no dudó en manifestarse. “¡Fui la primera!”, clama con nostalgia antes de reflexionar apenada por los resultados de la ultraderecha en el pueblo gobernado por un alcalde comunista. “Al ser masiva la inmigración la ven ahora como un problema los vecinos y los partidos de extrema derecha se aprovechan”.