Ramiro Calle es reconocido como el pionero del yoga en España

Ramiro Calle es reconocido como el pionero del yoga en España Dani Pozo

Reportajes

“A Ramiro Calle le quedan horas de vida": el maestro de yoga relata cómo sobrevivió a la listeriosis

El reconocido y respetado como pionero del yoga en España Ramiro Calle pasó casi tres semanas en coma tras contagiarse de la listeria en Sri Lanka.

Desde Sri Lanka, regreso eufórico a Madrid tras haber visitado una vez más un gran número de eremitorios budistas y haber estado en un campo de meditación. Renuevo mis clases en mi centro de yoga, sintiéndome pleno y alegre, hasta que unos días después comienzo a sentir dolor de cabeza, padecer vómitos y apenas poder mantenerme con cierta prestancia durante las clases.

Acudo en dos ocasiones a las Urgencias del Hospital de la Princesa y, tras examinarme, me dicen que estoy bien. Los vómitos se intensifican en los tres días sucesivos, al igual que el malestar. A duras penas puedo seguir impartiendo las clases -con un esfuerzo sobrehumano-. Ya en pésimas condiciones, acudo a Urgencias, pero esta vez en el Hospital de la Paz y me ingresan.

Dos días después del ingreso sufro una parada respiratoria -de la que me sacan- e ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Allí le dicen a mi familia que pueden quedarme tan solo unas horas de vida. Los médicos no se ponen totalmente de acuerdo:  unos dicen que se trata de una tuberculosis cerebral y otros, una meningoencefalitis, que puede estar producida por una bacteria muy lesiva llamada listeria [que esta semana ha saltado a todos los medios de comunicación después de que se haya desatado el mayor brote de la historia de España] y que tiene un índice considerable de mortandad en personas mayores.

Alguno de los médicos españolas se pone en contacto con facultativos de Sri Lanka y uno de ellos sugiere una biopsia de cerebro, que se descarta. Mi estado es muy critico y permanezco intubado y en coma. Así comienzan a tratar de combatir la enfermedad con numerosos medicamentos y sobre todo con antibióticos, con el convencimiento general que es una listeriosis.

Ramiro Calle pasó casi tres semanas en coma

Ramiro Calle pasó casi tres semanas en coma Dani Pozo

Casi tres semanas en coma

Diariamente, los partes médicos a mi familia son poco esperanzadores, hasta que pasadas las dos semanas comencé a reaccionar más positivamente. Cuando me sacaron del coma inducido -cerca de tres semanas después- había adelgazado casi 20 kilos y durante días tuve una enorme confusión mental. Hasta tal grado que cuando -tiempo después- recabé información de uno de los médicos de la UCI me dijo que al yo abandonarla pensaban que me iba zumbado.

Volví a planta donde permanecí otras tres semanas, pero en cuanto me fue posible comencé a practicar posturas de yoga, ejercicios respiratorios, relajación profunda, meditación y abundantes caminatas por los pasillos del hospital. En cierto modo había vivido un calvario, pero ahora tenía que poner todo el empeño en recuperarme, aunque me habían quedado algunas secuelas y estaba sumamente débil.

En el mismo hospital comencé a informarme sobre la listeria y hasta qué grado podía ser gravísima en embarazadas, inmunodeprimidos o personas mayores. En mi caso la bacteria se alojó en el tronco del cerebro -el núcleo de la vida- y me desencadenó una romboencefalitis. Mi neurólogo, el doctor Antonio Tallón (que, llamativa sincronicidad, comenzó a interesarse por el yoga a la misma edad que yo, a los 16 años), dijo, en todo de broma: "Lo de Ramiro ha sido un milagro. No sé si le queda algún libro por escribir o es que le han mirado todos sus dioses hindúes".

Al hospital acudió a visitarme mi buen amigo y editor Angel Fernández Fermoselle para encargarme un libro contando toda mi experiencia. Me enfadé al principio con él y le dije: "O sea, he estado como un alambrista danzando entre la vida y la muerte y ahora me pides que lo cuente". Pero me animé a escribir ese libro y le titulé En el Límite, porque realmente allí había estado: viviendo también un verdadero submundo habitado por los fantasmas del cerebro. Pero esa, es ya otra historia.

Portada de el libro de Ramiro Calle 'En el Límite'

Portada de el libro de Ramiro Calle 'En el Límite' E.E.