Esquela de Josefa, asesinada por su marido Rafael el pasado mes de julio

Esquela de Josefa, asesinada por su marido Rafael el pasado mes de julio

Reportajes

La esquela más machista: Josefa recibirá su funeral con su marido, Rafa, quien la asesinó a tiros

El anuncio menciona a ambos como "fallecidos" y ella aparece como "su mujer". Los dos recibirán una misa conjunta, rodeada de polémica.

Noticias relacionadas

Ya ha pasado casi una semana desde que María Josefa fuera asesinada por su marido. Rafael, de 56 años, la disparó con su escopeta el pasado 31 de julio. Acto seguido, trató de asesinar al hijo que tenían en común de 29 años; después se suicidó. Ahora, seis días más tarde, se ha anunciado la fecha de su funeral a través de su esquela. Sin embargo, la difusión del anuncio ha crispado el ambiente, ya que ambos serán recordados en una misa conjunta.


Tal y como recoge el diario el Plural, quien ha tenido acceso a la esquela, tanto Josefa como Rafael recibirán un funeral conjunto. De hecho, en ella se menciona a Josefa como la esposa de Rafael y en segundo lugar. Para muchos usuarios de redes sociales, como Lola, el hecho de que la víctima número 37 de violencia de género en lo que va de año reciba la ceremonia junto con la persona que la asesinó supone una falta de respeto hacia su memoria.


"Rafael Velázquez San y su esposa Josefa Santos Martín fallecieron el día 31 de julio, a los 56 y 55 años respectivamente", explica la esquela, mencionando el verbo "fallecer" en lugar de "asesinar".


"¡No doy crédito! “Funeral conjunto” Asesina a su mujer, hiere a su hijo,se quita la vida. Y esquela conjunta de Asesino y asesinada, Hipocresía y complicidad de la Iglesia católica “fallecieron”y reciben bendiciones apostólicas y salvación conjunta. Ya, ni respeto por la víctima", declaraba esta tuitera al enterarse de lo que va a acontecer en Villagonzalo-Pedernales (Burgos).

Su hijo continúa grave


María Josefa -Pepi para sus amigos- murió asesinada el pasado miércoles por su marido, Rafael Velázquez. El hombre, de 56 años, cogió su escopeta de caza reglamentaria y mató con ella a su mujer, de un año menos. Después, intentó acabar de la misma forma con su hijo, de 29 años, aunque sin éxito. Momentos más tarde, él mismo se quitó la vida de un disparo, hecho que confundió a los agentes de la investigación durante un primer momento, aunque horas más tarde lograron certificar que se hallaban ante un nuevo caso de violencia de género.


Según explica el medio, el hijo, por su parte, lucha por mantenerse con vida en un hospital. Se encuentra conectado a ventilación mecánica por culpa de las heridas por alma blanca que le provocó su padre. Permanece pendiente de la evolución neurológica por lesiones medulares.