Inés Madrigal ha concedido una rueda de prensa, donde ha explicado cómo está su situación.

Inés Madrigal ha concedido una rueda de prensa, donde ha explicado cómo está su situación.

Reportajes

Inés Madrigal, la primera 'niña robada' por el doctor Vela: "He encontrado a mi familia"

La mujer ha comparecido ante los medios para anunciar que ha encontrado a su familia biológica. Además, ha aclarado que fue dada en adopción, no robada.

Noticias relacionadas

Inés Madrigal, la mujer que sentó al doctor Vela en el banquillo por el caso de bebés robados, ha encontrado a su familia biológica. "Se trata de una noticia agridulce", ha expresado Madrigal en la rueda de prensa. "Mi madre no está viva, falleció en 2013, aun así la familia quiere permanecer en el anonimato", ha comentado entre lágrimas. El caso de la mujer fue el primero que culpó a un médico español de robo de bebés: "Son los magistrados quienes tienen que decidir si esto es un delito". 

En sus declaraciones, ha explicado que ella no fue una niña robada, sino que fue dada en adopción. Por tanto, fue el doctor Vela quien falsificó los papeles. "Mi madre biológica no se olvidó nunca de mí, es más, mis hermanos me estuvieron buscando", así ha explicado Inés Madrigal cómo ha encontrado a su familia biológica. La mujer ha comentado que ha sido gracias a un banco de ADN americano, ya que aunque las instrucciones genéticas se encontraban en uno español, no fueron capaces de reencontrarla con su familia. "Los bebés robados pedimos verdad. Las mentiras son de los que callan y se lucraron con vidas", ha finalizado la rueda de prensa Inés Madrigal. 

Recurrió la absolución del ginecólogo ante el Supremo

Inés Madrigal, la única denunciante de los casos de 'bebés robados' durante la dictadura franquista cuyo caso llegó a juicio el pasado octubre, recurrió la sentencia que absolvió al ginecólogo Eduardo Vela. La sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid sí consideró que el médico es responsable de los delitos de detención ilegal, suposición de parto y falsedad documental, pero entendió que éstos prescribieron en el año 1997, 10 años después de que la querellante alcanzara la mayoría de edad.

Los magistrados de la sección Séptima de la Audiencia Nacional consideraron que Eduardo Vela, de 85 años, "regaló" a Inés Madrigal a sus padres adoptivos sin el consentimiento de la madre biológica, como relató la madre adoptiva de Madrigal durante la instrucción del caso, antes de fallecer.

Sin embargo, consideraron que los delitos cometidos por el director de la Clínica San Ramón de Madrid donde habría entregado a la niña en el año 1969, habrían prescrito en 1999. 

Aunque la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid vio que los delitos de detención ilegal y falsedad documental no prescriben (ateniéndose a los artículos 131 y 132 del Código Penal) y el caso debía ir a juicio, la sección juzgadora no lo vio así. Consideró que sí lo habían hecho. De ahí que ahora el Tribunal Supremo deba dirimir esta doble interpretación y decidir si confirma la absolución de Eduardo Vela o por el contrario le condena.

La Fiscalía: "Fue regalada"

La Fiscalía de Madrid también verifica que Inés Madrigal no fue "robada", sino que fue dada en adopción de manera voluntaria y, por tanto, no existiría en ningún caso un delito de detención ilegal cometido por el docto Vela, sino de falsedad documental por ocultar la identidad de la madre biológica. Información relevante, explica el Ministerio Público, de cara al recurso de casación. 

Para verificar este dato, el Ministerio Fiscal tuvo en cuenta el testimonio de una tía de Inés Madrigal, con la que ésta pudo contactar en los últimos meses, así como con otros tres familiares. "Su familia", como ha explicado ella misma. A raíz de la declaración de su familiar, que afirmó que la niña fue dada en adopción de manera voluntaria, la Fiscalía solicitó la declaración testifical de los cuatro familiares y una prueba genética. 

El 3 de julio, la Fiscalía recibió un dictamen del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses en el que, una vez analizados los perfiles genéticos de Madrigal, su tía y sus primos, concluía que "es 78.802 ves más probable la compatibilidad genética observada si consideramos que Inés Elena Madrigal Pérez es hija de la supuesta madre (cuyo patrimonio genético ha sido deducido a partir de los perfiles genéticos de aquéllos) frente a que lo sea una persona tomada al azar de la población y no relacionada genéticamente con ella".