Abdellah el Haj Sadek el Menbri, alias 'Messi', celebrando con marisco la victoria en un campeonato de fútbol amateur en el que participó con su equipo.

Abdellah el Haj Sadek el Menbri, alias 'Messi', celebrando con marisco la victoria en un campeonato de fútbol amateur en el que participó con su equipo. EE

Reportajes Narcotráfico

'El Messi del hachís' se fuga por segunda vez de España tras el escándalo por su entrega

Asegura que sufre una "depresión" por la presión policial a la que está siendo sometido mientras se encuentra en libertad bajo fianza. En noviembre de 2017 pagó 80.000 euros tras salir de su escondite en Marruecos, su país natal.

Abdellah el Haj Sadek el Menbri, el narcotraficante apodado 'el Messi del hachís', ha vuelto a darse a la fuga después de pactar su entrega ante la Justicia a finales de 2017, cuando se puso en manos de la Fiscalía y pagó 80.000 euros para quedar en libertad bajo fianza. Aquel pacto desató un escándalo en el Campo de Gibraltar y molestó a las fuerzas policiales. En la actualidad se encontraba a la espera de juicio.

En un comunicado al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, el presunto delincuente, nacido en Tánger (Marruecos) pero afincado desde su adolescencia en Algeciras (Cádiz), afirma que sufre "una depresión" por la presión policial a la que está siendo sometido en el último año. Añade que ha tomado la "decisión de desaparecer por un tiempo" por tener "verdadero miedo" por su integridad y por la de su familia.

Las autoridades policiales y judiciales españolas consideran a 'Messi' uno de los mayores traficantes de hachís de la última década junto a los hermanos Antonio y Francisco Tejón, 'Los Castañas', ambos en prisión desde mediados del año pasado.

Está acusado de los delitos de tráfico de drogas, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. La Policía Nacional ya ha activado el protocolo de búsqueda para intentar localizarlo. Se sospecha que, como ya hizo en su día, se haya instalado en Marruecos.

Pactó su entrega

Miércoles 29 de noviembre de 2017. Primera hora de la mañana. Abdellah El Haj, que por aquel entonces tiene 33 años, ha abandonado su escondite en Marruecos y ha cruzado el Estrecho. En marzo de ese mismo año, tras un operativo policial que se saldó con la detención de seis de los ochos hombres que le custodiaban 7.000 kilos de hachís en un chalet de Algeciras, se refugió en su país natal.

Pero ese día de finales de noviembre de hace dos años, tras pasar por la Comandancia de la Guardia Civil en Algeciras, los agentes trasladan a 'Messi' hasta la Fiscalía. El fiscal le impone 80.000 de euros de fianza y él los abona. Desde entonces, se encontraba en la calle a la espera de ser juzgado. Aquella decisión del Ministerio Público desagradó a la Policía Nacional.

'El Messi' del hachís ha vuelto a fugarse de la Justicia española.

'El Messi' del hachís ha vuelto a fugarse de la Justicia española. EE

Ahora, en un comunicado remitido a varios medios y firmado por el propio narco, Abdellah El Haj se queja de que "los seguimientos policiales son cada vez más implacables". "Hasta el punto de que la semana pasada en Madrid, al salir de la estación de Atocha, fui objeto de una verdadera encerrona de coches siguiéndome hasta el hotel donde me hospedé con mi familia, donde sufrí acoso físico, temiendo por mi integridad, hasta el punto de que tuvo que intervenir la seguridad del hotel".

"Implacable fiscalización policial"

El presunto delincuente, padre de dos hijos menores de edad, asegura que está siendo sometido "a una implacable fiscalización policial" y que su familia se siente "acosada". Señala que la Policía está "induciendo" a personas de su entorno a que le acusen "falsamente de la comisión de ilícitos" en los que dice no tener "intervención alguna".

"Cada vez que salgo de mi domicilio -continúa Abdellah el Haj Sadek el Menbri- tengo el temor de sufrir una detención injusta y arbitraria, porque me consta que se están pergeñando en mi contra diligencias policiales sin base alguna, con el único propósito de colgarse medallas por la detención del por ellos denominado el Messi de Algeciras, con fines meramente propagandísticos, que buscan la pena de telediario sin base probatoria alguna"

El narco añade que ha pedido "perdón" por sus errores y que ahora solo necesita "tranquilidad" para curar "la depresión" a la que, según él, le ha conducido "la enorme presión policial" a la que se ve "tan injustamente sometido".