José Antonio, exlíder de Vox en Lleida

José Antonio, exlíder de Vox en Lleida

Reportajes

La doble moral del líder de Vox en Lleida: el homófobo detenido por abusar de chicos discapacitados

José Antonio fue el candidato de la formación en las últimas elecciones al Senado en 2016, obteniendo 370 votos, un 0,29 % del total.

José Antonio (Josep Anton antes de afiliarse a partidos de ultraderecha) es un hombre de contradicciones y doble moral. Este comercial de coches de Lleida es abiertamente contrario a la inmigración y a la implantación de mezquitas en su ciudad, pero secretamente escucha música árabe. También se opone a la homosexualidad, pero ha sido detenido por, presuntamente, haber abusado de cinco chicos con discapacidad. Todos varones.

Los Mossos d’Esquadra han confirmado la detención de José Antonio Ortiz Cambray, expresidente de VOX en Lleida, como presunto autor de abusos sexuales a jóvenes, algunos con discapacidad. También han confirmado que no declarará hoy ante el juez, dudando incluso de que lo haga el jueves. La investigación sigue abierta.

Ortiz, de 53 años, lleva desde 2011 fluctuando por los partidos de extrema derecha. Se estrenó en Plataforma per Catalunya (PxC), donde no llegó a ser candidato. Fuentes del entorno del partido aseguran que el motivo fue “que algún militante se había percatado de que había pasado algo raro con él; nos hablaron de algún incidente con su mujer. Tampoco indagamos más; simplemente no contamos con él”.

José Antonio, a la derecha de la imagen

José Antonio, a la derecha de la imagen

Ortiz Cambray es agente comercial de automoción en un concesionario de la marca Hyundai en Lleida, pero se encarga de la zona de Tarragona. También reside en Lleida, en el barrio de Cappont. Pero no participa de las actividades del barrio ni tiene demasiado trato con los vecinos.

Contra la inmigración y la homosexualidad

Su entrada en la política local se produjo en 2011. Llegó al partido ultra Plataforma per Catalunya (PxC) presidido entonces por Josep Anglada. La llegada de Ortiz al partido vino de mano de Eduard Pallerola. Vio en Ortiz Cambray una persona muy alineada con su principal caballo de batalla: la proliferación de mezquitas en Lleida. La población musulmana ya conforma el 9% del censo de la provincia y Ortiz Cambray siempre se mostró beligerante con este incremento, lo que le ayudó en su entrada a esta formación radical. Sin embargo, en la intimidad, Ortiz Cambray escucha música árabe. Uno de sus cantantes favoritos es el argelino Cheb Hasni (asesinado en 1994).

Otro de los rasgos de su personalidad que le impulsó dentro del partido fue su postura abiertamente contraria a la homosexualidad, tal y como marca el ideario de las formaciones ultras. Pero con esta misma doble moral y como rasgo de su represión, Ortiz Cambray abusaba presuntamente de jóvenes, siempre varones. Los más vulnerables, porque son discapacitados intelectuales.

Cinco euros por felación

Los abusos se habrían cometido en el seno de una fundación privada tutelar de Lleida, con la que Ortiz Cambray colabora. Esto es, un centro en el que conviven personas con algún tipo de discapacidad intelectual. En ese entorno, José Antonio había entablado contacto con varios de los chicos y es habría abonado cinco euros por realizarle felaciones, según informa El País.

Los abusos fueron descubiertos por personal del centro, que detectaron un comportamiento extraño en alguno de los residentes. Empezaron a indagar y mantuvieron un contacto con José Antonio. Ahí detectaron imágenes y conversaciones de Whatsapp que revelaban estos presuntos abusos. Después pusieron el hallazgo en conocimiento de los Mossos d’Esquadra, que han practicado la detención esta mañana.

Vox se desmarca, pero fue su presidente

Tras publicarse la noticia, desde VOX han comenzado el proceso de borrado de todas las imágenes, tuits y publicaciones en redes sociales que vinculen al presunto agresor sexual con el partido. Las únicas declaraciones que han hecho desde la formación de Abascal se encuentran en un escueto comunicado en el que se desvinculan de Ortiz Cambray, aseguran que lo han suspendido de militancia e insisten en que no ocupaba ningún cargo en la formación. Que no era más que un militante de base.

José Antonio durante una declaración en la sede de Vox

José Antonio durante una declaración en la sede de Vox

El intento ha sido en vano, puesto que la misma formación lo presentaba recientemente en sus redes como presidente de VOX en Lleida. De hecho, José Antonio fue el candidato de la formación en las últimas elecciones al Senado, en 2016. Fue el candidato menos votado de todos, obteniendo 370 votos (un 0,29 por ciento).

Hay más: este mismo año, José Antonio se personó la semana pasada en la Fiscalía para presentar, en nombre de VOX, una denuncia por delitos odio por la aparición de muñecos ahorcados en carreteras de Cataluña.

“No aceptamos su candidatura”

VOX ha contestado explicando que Ortiz Cambray se postuló como presidente provincial de la formación, que fue él quien se ofreció (igual que hizo antaño en Plataforma per Catalunya), pero que el Comité Ejecutivo Nacional no aceptó su propuesta. Sobre que su nombre sea el que aparece como candidato a VOX en las última elecciones al Senado, no se han pronunciado.

Los Mossos siguen investigando. Fuentes próximas a la investigación hablan de entre 4 y 5 niños de la misma fundación que podrían haber sido víctimas del presunto pederasta, pero las pesquisas se hallan en una fase muy embrionaria. Todavía hay pocos datos acerca de cómo consiguió este comercial de automoción establecer contacto con jóvenes discapacitados y llegar tan lejos. Siempre varones, a pesar de su oposición frontal, en su vida pública, a la homosexualidad.