Matteo, el presunto agresor, disfrazado del superhéroe Hulk.

Matteo, el presunto agresor, disfrazado del superhéroe Hulk.

Reportajes

Matteo 'Hulk', el italiano que viajó a Tenerife para rociar con ácido a su ex novia

Noticias relacionadas

Tenerife es el destino ideal para todo aquel que desea relajarse en la playa o desconectar en medio de la naturaleza. Cualquiera pensaría que hace pocos días, Matteo Alvanesi y su hija aterrizaron en la isla con el fin -a priori- de disfrutar de unas vacaciones en familia. Pero los Alvanesi viajaron desde Italia con otro objetivo bien definido: rociar la cara de la exnovia del padre con ácido. Dicho y hecho. Cerca de las nueve y media de la noche de este martes lo único que se oía en la plaza del Tranvía en la ciudad tinerfeña de San Cristóbal de La Laguna era a la joven María gritando "¡Mi ojo me quema, mi ojo me quema!". Poco después la canaria estaba siendo trasladada a la UVI del Hospital Universitario de Canarias.

Matteo Alvesi es un amante del gimnasio y del deporte.

Matteo Alvesi es un amante del gimnasio y del deporte.

Matteo tiene 45 años y parece la reencarnación de Hulk en versión italiana. Este amante del gimnasio en vez de tener la piel de color verde la tiene cubierta de tatuajes estilo manga. Los piercings por la cara tampoco le faltan. El gimnasio es su segunda casa. No falla. En su cuenta de Instagram no hay día que no suba una foto mostrando sus gigantescos biceps tatuados. Otra de sus aficiones favoritas es disfrazarse junto a su hija de sus superhéroes favoritos. Lobezno y Hulk son los preferidos del italiano.  

Probablemente, cuando María dejó a Matteo hace poco más de un año, dejó los disfraces a un lado para entender el por qué de la ruptura. Él no conseguía superarlo. Según ha narrado la familia del actual novio de la víctima a Diario de Avisos, María y este llevaban recibiendo amenazas a través del Whatsapp por parte del presunto agresor desde hacía tiempo. Los jóvenes decidieron denunciar los hechos a la Policía Nacional hace unas semanas, pero como Matteo estaba en Italia no establecieron ninguna medida especial de protección a la pareja. 

Pintada realizada en la fachada del domicilio de la victima en el que se lee María Acosta C.P puta

Pintada realizada en la fachada del domicilio de la victima en el que se lee "María Acosta C.P puta"

El día anterior al ataque, padre e hija fueron vistos cerca de la casa de la victima. A una vecina le pareció que la familia tenía una actitud sospechosa y avisó a la Policía. La familia aseguró que estaban de vacaciones "jugando al Pokemon Go". El pasado martes María terminaba su jornada laboral como otra cualquiera. Salía de su trabajo como auxiliar de una empresa de seguridad en dirección a su domicilio. De repente, Matteo le tiró ácido a la cara y al cuello. Todo pasó muy rápido.

Padre e hija huyeron del lugar de los hechos sobre un Fiat blanco. Dos hombres que pasaban por allí vieron lo que estaba ocurriendo. Sin pensarlo dos veces, llevaron a María a una cafetería cercana llamada Caffe Caffe plaza. La víctima se intentó limpiar la cara, pero el dolor seguía. "Es ácido", dijo uno de los hombres, que también sentía dolor en una de sus manos al haber rozado el líquido.

El presunto agresor con un martillo en una foto que ha subido a Instagram.

El presunto agresor con un martillo en una foto que ha subido a Instagram.

El dueño del local llamó al Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad del Gobierno de Canarias y a los pocos minutos ya estaba siendo trasladada en ambulancia al hospital. María ingresó de inmediato en la UVI debido a las graves heridas que tenía en los ojos. Matteo se pensó que el plan había salido sobre ruedas y este miércoles se encontraba en el aeropuerto del Sur de la isla con intención de regresar a Italia. Pero la Policía Nacional fue más rápida que él y le detuvo cerca del mediodía. 

Tras doce horas ingresada, María ha sido dada de alta y ha vuelto a casa, la cual se encuentra custodiada por agentes policiales. Pero, por si fuera poco, la fachada de su domicilio ha aparecido con varias pintadas en las que se lee "María Acosta C.P. puta". Por el momento se desconoce el autor, pero se sospecha que el grafiti tiene que ver con el ataque que sufrió durante la noche del pasado martes.  Este suceso ha sido considerado por la Policía Nacional como un nuevo caso de violencia de género.