Reportajes

La víctima de La Manada rompe su silencio: "No os quedéis callados, si no, ganan ellos"

  • "Os puedo asegurar que todo el camino que hay que recorrer no es un plato de buen gusto pero, ¿qué hubiera pasado si yo no hubiera denunciado?", asegura.
  • Pide que la gente no se mantenga en silencio en el primer avance de la misiva escrita tras la puesta en libertad de los cinco condenados.

La víctima de La Manada ha roto su silencio después de que la Audiencia de Pamplona haya decido poner en libertad provisional a los cinco sevillanos condenados a nueve años de cárcel por la agresión sexual a la chica madrileña en San Fermín 2016.

En una carta hecha pública en El programa de Ana Rosa, la joven ha pedido que la gente no se quede en silencio: "Os puedo asegurar que todo el camino que hay que recorrer no es un plato de buen gusto pero, ¿qué hubiera pasado si yo no hubiera denunciado?. No os quedéis callados. Porque si lo hacéis, les estáis dejando ganar a ellos".

Con el título "De victima a superviviente y de ahí a mujer valiente", la joven comienza su relato afirmando que esta misiva no es para contar su versión, sino "de agradecimiento". "Mamá, papá gracias por sacar fuerzas de donde no las tenía y por habérmelas dado a mí. Gracias por todo lo que me habéis enseñado pero sobre todo por no abandonarme. Gracias a mis tíos, abuelos, primos, por hacerme ver que en esto se basa una familia. En estar siempre. Pase lo que pase".

La víctima de La Manda también agradece el cariño y la ayuda de todas las personas que le han mostrado su apoyo durante estos dos años. A sus amigos les dice: "Quiero también dar las gracias a mis personas, mis elegidas, las mejores elecciones que he hecho en esta vida. Por apoyarme, llorar conmigo, enfadaros porque no tenía sentido lo que sentía. Por reír, por hacerme ver que lo mejor y lo peor de la vida hay que compartirlo, por odiar y sobre todo por querer. Vosotros me levantáis.".

"También quisiera agradecer a toda la gente que sin conocerme invadió España", continúa la joven. "Gracias por creerme, hermanas. De corazón, gracias a todo el mundo que haya hablado de mi para repudiar lo ocurrido. A las asociaciones, personas de la calle como yo, políticos, periodistas y a todo el que se haya preocupado por mí. Gracias por hacer sentirme parte de una sociedad en que parece que si te violan tienes que llevar el cartel de violada en la frente".

"Gracias por luchar, gritar, llorar y apoyarme en esta causa", escribe. "Pero lo más importante: denunciad, nadie tiene que pasar por esto. Nadie tiene que lamentarse de beber, de ir sola a casa o llevar una minifalda. Tenemos que lamentarnos de la mentalidad de una sociedad en la que esto le puede pasar a cualquiera".

La víctima de La Manada también ha querido advertir a la gente que tengan cuidado con lo que hablan. "He escuchado hablar de la víctima de Sanfermines cuando esa chica está sentada a vuestro lado. (...) Por favor, pensad antes de hablar. No podemos bromear con una violación, es indecente. Está en nuestras manos cambiarlo. Por favor, solo pido que por mucho que creáis que nos os van a creer, denunciéis". También asegura que si su caso a ayudado a "cambiar la conciencia de otras personas, yo me doy por satisfecha".

La presentadora del programa, Ana Rosa Quintana, ha reconocido que se ha emocionado "como nunca" al leer la carta. "Esta mujer, desde su silencio, ha convertido las calles de España en un clamor. Vamos a saber si siente odio, rencor, cómo está... La vamos a conocer desde lo más profundo", ha avanzado. "Hermana, gracias por tus palabras", ha apostillado.

El viernes pasado, los cinco condenados a nueve años de prisión ingresaron los 6.000 euros que la Audiencia les imponía para salir en libertad. Mientras, las partes esperan la respuesta del Tribunal Superior de Justicia de Navarra a sus recursos.

Los cinco sevillanos condenados a 9 años de cárcel por abuso sexual con prevalimiento.

Los cinco sevillanos condenados a 9 años de cárcel por abuso sexual con prevalimiento.