Lo fundamental son las mujeres y los niños, cuenta una mujer.

"Lo fundamental son las mujeres y los niños", cuenta una mujer. Silvia Pérez

Reportajes

Sánchez, "ya era hora" de bajar el IVA de tampones y pañales, pero faltan "muchos" productos

Noticias relacionadas

Hoy tampones, compresas y pañales se comercializan gravados con un IVA reducido del 10%. Pero el nuevo Gobierno tiene la intención de que esto se convierta en algo del pasado. Esta mañana, la ministra de Hacienda María Jesús Montero ha anunciado que el Ejecutivo abordará la reducción de las tasas de los productos de higiene femenina con el objetivo de “no gravar a las mujeres con un impuesto añadido por el simple hecho de ser mujeres”.

El PSOE ya propuso, cuando estaba en la oposición, que el IVA aplicado a estos artículos se redujera al 4%. Debido a que el Gobierno de Sánchez se ha comprometido a mantener los Presupuestos aprobados por el Partido Popular, aún no se ha especificado el nuevo porcentaje de IVA a aplicar, pero en caso de que se decantaran por esta cifra, una caja de tampones pasaría de costar 4,38 euros a 4,10 euros. Un equipo de EL ESPAÑOL sale a la calle para conocer las opiniones de los ciudadanos de cara a esta iniciativa.

Al final de la mañana, la madrileña calle de Bravo Murillo se llena de viandantes que, con muchas prisas, intentan terminar sus compras diarias antes de que apriete el calor. Aquí se acoge con los brazos abiertos la propuesta. “Ya era hora”, declara triunfante una madre que pasea con su hijo en un carrito.

¿Qué opina sobre la bajada del IVA a compresas, tampones y pañales? Silvia P. Cabeza

Más productos de primera necesidad 

Una mujer jubilada sonríe con cansancio. Se queja de que se paga “mucho” por los productos de higiene femenina, aunque ella habría añadido algunos más a la cesta de la reducción del IVA de Montero, como los geles íntimos, muy usados por señoras que “llegan a cierta edad”.

En un semáforo en rojo, una mujer aprovecha para contar a EL ESPAÑOL con contundencia que los tampones y las compresas son “necesarios” para la “salud e higiene” de la población femenina. Para ella, el Estado “se aprovecha de que nosotras pagamos lo que sea para obtener estos productos” y los gravan más. El papel higiénico y las toallitas para el WC también son “bienes de primera necesidad” que “deberían tener un IVA menor” según la interpelada.

A la salida de un supermercado una madre recién convertida en abuela, su hija y su nieta se enfrentan a nuestra cámara. Para ellas la “verdadera buena noticia” es que se haya anunciado que los pañales tendrán un precio más asequible. “Hay muchos bebés en España”, dice la mayor “y deberían bajar el IVA de más productos de higiene y cuidado infantil”. Madre e hija comienzan a enumerar: “Alimentos y preparados, colonias, jabones…”. La lista es larga: el equipo de Sánchez tiene trabajo por delante.

Ellos opinan

Los hombres españoles también aplauden la propuesta. Un joven camino del gimnasio considera estos productos como “básicos” y reconoce que las mujeres se ven obligadas a utilizar compresas y tampones todos los meses “con poca variedad de marcas” entre las que elegir, y ninguna posibilidad de encontrar “una opción verdaderamente económica”.

Ve como un fallo que los métodos anticonceptivos “como los preservativos” estén excluidos de esta medida, ya que es algo que “usamos todos y todas y deberían ser más accesibles”.

Un hombre extranjero que dice llevar ya “unos cuantos años” en España va más allá y declara que “estos artículos deberían ser gratuitos”. Coincide con la ministra de Hacienda cuando nos cuenta que, para él, “es como un impuesto invisible que pagan las mujeres, pero no los hombres”.

¿Productos de higiene masculina?

“Lo fundamental son los niños y las mujeres”, asegura una madre que pasea de la mano de su hijo, ya de vacaciones de verano. Para ella una supuesta bajada en productos de higiene masculina “no es tan importante”. Con ella coincide la totalidad de los entrevistados por este medio. La espuma de afeitar, los desodorantes o los perfumes son los únicos artículos en los que los españoles querrían que la reducción del IVA salpicase al colectivo masculino.

Sin embargo, la propuesta no ha levantado pasiones en todos los sectores de la población. Un hombre jubilado que descansa junto a su amigo en un banco expresa su pesimismo: “Si después nos van a subir los impuestos por otro lado, nos vamos a quedar igual”. Mientras que otro lo considera algo exagerado: “Si lo miramos todo con perspectiva de género acabamos todos locos”.

A pesar de pequeñas diferencias, la opinión de la calle es clara: toda bajada de impuestos es buena y aunque aún queda camino por recorrer, las “ayudas a la economía familiar” son siempre bienvenidas, tal como ha contado a EL ESPAÑOL una joven madre.