Salvador Perelló es profesor en la universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Salvador Perelló es profesor en la universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Reportajes

El desafío de Perelló, el sociólogo que ha 'tumbado' a Cifuentes: "Incriminarme es una estrategia suicida"

Salvador Perelló es el hombre que ha destapado los vacíos del máster de la presidenta de la Comunidad de Madrid. Chelista en ratos libres, se refugia en Bach del ruido mediático. El PP le acusa de haber coordinado su plan con el PSOE a modo de venganza.

Salvador Perelló cierra las ventanas al ruido con el preludio de la primera Suite para violonchelo de Bach. No se conserva la partitura original de esta pieza, ni siquiera la fecha exacta de su composición. Los musicólogos reseñan que fue alumbrada entre 1717 y 1723, pero tres siglos después nadie ha dado con el día del parto. Un rastro difícil de seguir, en boca de todos, que suena, pero que es fantasma. Como hasta ahora el máster de Cristina Cifuentes.

Este sociólogo, profesor de la Rey Juan Carlos y chelista en ratos libres, desvela con un mensaje a este periódico -"Prelude BWV 1007"- cuál ha sido la banda sonora que ha acompañado sus filtraciones. Esas que han llevado al límite a la presidenta de la Comunidad de Madrid y han obligado al rector de la Universidad a reconocer que no hay ninguna prueba de que exista el Trabajo Fin de Máster (TFM).

A Salvador Perelló se le ha dibujado como una suerte de Michael Scofield, el protagonista de Prison Break que empapeló las paredes de su casa con un plan de fuga para sacar a su hermano de prisión. Perelló habría hecho lo propio con el minutaje de las filtraciones que han 'tumbado' a Cristina Cifuentes.

Primero fueron esas asignaturas que pasaron del "No presentado" al notable como por arte de magia. Luego, las claves de ese Trabajo Fin de Máster (TFM) que, de momento, tiene más de ficción y fe que de realidad... Todo perfectamente orquestado, al compás. A cada balón despejado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, un rejonazo en forma de exclusiva.

Un reportaje publicado por El Mundo el pasado fin de semana -Perelló reitera que a traición y se plantea emprender acciones legales- dejó al Cifugate sin garganta profunda, desnudó al "profesor P" y lo convirtió en portada de periódico.

Con su nombre sobre la mesa, quedó al descubierto la afiliación al PSOE de Perelló. Entonces Cristina Cifuentes se agarró a ese carné para hablar de "montaje", como si el color del mensajero fuera suficiente para tapar el 'pecado'. Tanto es así que el Partido Popular solicitó ayuda vía Twitter a sus seguidores para "esclarecer" la supuesta acción orquestada.

Con mensajes escuetos, Perelló ha respondido a todo el que le ha preguntado: "No tiene nada que ver con una operación política (...) Soy un funcionario que está cumpliendo con su obligación". Las víctimas de sus filtraciones se frotan las manos con la posibilidad de que este profesor tenga que afrontar un proceso penal por facilitar a la prensa información de carácter reservado. Pero él, en conversación con EL ESPAÑOL, responde: "Es una estrategia suicida incriminarme en la adulteración de un expediente para prefabricar documentación falsa con el objetivo de perjudicar a la presidenta". Distintos miembros y simpatizantes del PP han llegado incluso a insinuar que Perelló tergiversó los papeles antes de ponerlos en manos de la prensa.

"Sabíamos que había sido él"

El mismo día de marzo que eldiario.es destapó el escándalo Cifuentes, un profesor muy cercano a Perelló le llamó por teléfono. "Sabía que había sido él", relata esta fuente a EL ESPAÑOL. "Se lo pregunté directamente y me lo reconoció", confirma.

Ya por aquel entonces, era vox pópuli en la Rey Juan Carlos que Perelló estaba detrás de las informaciones. "También lo sabían los alumnos. Le conozco desde hace muchísimo. Hemos trabajado juntos. Se ha dicho que las filtraciones son una venganza contra el claustro y el Gobierno de la Comunidad de Madrid por haber cerrado el grado en Sociología, del que era máximo responsable, pero es justo al revés".

Esta persona dibuja el guion de la siguiente manera: Salvador Perelló es, desde hace años, alguien "muy comprometido" con la regeneración de la URJC. Entre otras cosas, "airea" los chanchullos que percibe y se posiciona del lado de David Ríos, que intentó arrebatar el rectorado a la corriente oficialista en las elecciones. "La extinción del grado en Sociología sólo es una de las fuertes represalias, pero no la causa de la filtración", explica este profesor.

"La mosca cojonera de la universidad"

Otro docente que comparte facultad con Perelló resume: "Es la mosca cojonera de la universidad. Este caso es potente, pero también se dice que estuvo detrás de la demostración de los plagios que le costaron el cargo al anterior rector, Fernando Suárez".

El profesor que destapó el falso máster de Cifuentes asegura que no es ninguna operación política

Perelló comenzó a orbitar en torno al PSOE después de las elecciones europeas, cuando Pedro Sánchez fue elegido por primera vez secretario general del partido. Quienes conocen de cerca a Perelló, tanto amigos como adversarios, refieren: "Esto no es una conspiración política, eso es una tontería". Un compañero ajusta: "Es una vendetta en clave universitaria".

"Perelló representa el cabreo de la URJC"

"Perelló representa el cabreo de esta universidad. Cuando se entera, consigue los papeles y los lleva por delante. Es muy valiente, eso no se lo quita nadie", relata uno de los profesores que ha colaborado con este diario en la confección de su perfil.

Una docente describe así la actual situación de Perelló en la URJC fruto de las filtraciones: "Le quitaron el grado en Sociología, pero también le redujeron las horas de docencia, que son las que justifican la existencia de un departamento. Lo van dejando sin trabajo para que vaya muriendo".

El CV de Perelló

Salvador Perelló Oliver es licenciado en Económicas y doctorado en Sociología por la Universidad de Valencia. Ha participado en varios proyectos enmarcados en el Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica.

Tras una primera etapa como profesor asociado en la facultad que le licenció y varias publicaciones nacionales e internacionales, llegó a la universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Además de máximo responsable del frustrado grado en Sociología, fue vicedecano de Ordenación Académica de la facultad de Comunicación.

En los próximos días, su nombre planeará sobre la comisión de investigación de la Asamblea. También por la Fiscalía. Pero sobre todo, rondará el Palacio de la Puerta del Sol, donde se encuentra el despacho de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.