Gonzalo, el carnavalero al que mataron por defender a una amiga cuando orinaba en la calle

Gonzalo, el carnavalero al que mataron por defender a una amiga cuando orinaba en la calle

Reportajes VIOLENCIA EN LOS CARNAVALES DE HERENCIA

Gonzalo, el carnavalero al que mataron por defender a una amiga cuando orinaba en la calle

Gonzalo Buján tenía el día en el que murió señalado en el calendario. El joven, de 28 años y natural de Herencia (Ciudad Real), era un enamorado del carnaval. Este sábado daba el pistoletazo de salida la fiesta que tanto amaba y que tanto esperaba. Pero también este sábado fue asesinado de una brutal paliza a escasos metros del epicentro carnavalero de su pueblo, el Palacio del Carnaval.

Todo el mundo le conocía en Herencia. No sólo por su implicación en la fiesta grande de este pueblo manchego -que este año estrenaba la denominación de Interés Turístico Nacional por su importancia histórica en La Mancha-, sino por su “sonrisa constante” y por su implicación con el negocio familiar. “Era adulador, agradable, muy, muy trabajador”, cuenta una vecina a EL ESPAÑOL. Pero, sobre todo, “muy pendiente de su gente”. Amigo de sus amigos, siempre era un hombro al que acudir para apoyarse. Para dar la cara. Para estar ahí.

“Ayudaba a quien le pedía su ayuda”, indican los que le conocían. La pelea que se saldó con el asesinato de Gonzalo se inició, de hecho, por una discusión entre una de sus amigas y una feriante. Él iba dispuesto a defender a su compañera.

El joven de Herencia murió por defender a una amiga

Enfrentamiento con empleados del carnaval

La muchacha, según publica ABC, salió a hacer sus necesidades entre los camiones encargados de transportar las atracciones. Ahí se enfrentó con una mujer, que trabajaba en el carnaval. Gonzalo salió en su ayuda. No iba solo: estaba acompañado de otro amigo. Los feriantes hacían lo propio con la otra parte implicada.

El conflicto entre unos y otros no pudo terminar peor. Faltaban pocos minutos para las diez de la noche cuando uno de los feriantes arremetió contra Gonzalo. El golpe, dirigido a su cabeza, resultó mortal. Estaban en las inmediaciones del polideportivo municipal de Herencia, a la espalda del cuartel de la Guardia Civil.

Gonzalo, con un amigo.

Gonzalo, con un amigo. Facebook

Gonzalo tenía otra gran pasión: el mundo del motor. Los coches, las motocicletas. Le volvían loco. También el baile. “Le encantaba bailar. Nadie le enseñó, pero parecía un auténtico profesional”, mantienen desde su círculo más cercano. “Era capaz de erizarte la piel con sus bailes y actuaciones, todos los grupos de animación del pueblo en algún momento han contado con él”.

Luto entre familia y amigos

En la actualidad, colaboraba con dos peñas. Una era de su pueblo, Herencia. La otra, del vecino Campo de Criptana, con la que llevaba diez años implicado. Se llama “El Burleta”, pero justo este año decidió descansar. Con la peña herenciana, “Jarra y Pedal”, estaba especialmente unido. Ambas asociaciones han declinado participar en actos carnavalescos en señal de luto por el fallecimiento de Gonzalo.

El joven, disfrazado para una fiesta de carnaval.

El joven, disfrazado para una fiesta de carnaval. Facebook

El Ayuntamiento de Herencia ha suspendido cautelarmente la programación de Carnaval y ha decretado tres días de luto oficial. La decisión, adoptada por unanimidad, se ha tomado en el pleno extraordinario que ha tenido lugar tras la celebración previa de la Comisión del Carnaval en la que están representadas todas las peñas y grupos políticos locales.

Las banderas del Consistorio ondean a media asta y lucen un crespón negro en señal de luto. Muchos de los vecinos también han adoptado este símbolo en sus perfiles de redes sociales para mostrar su dolor.

El alcalde de Herencia, Sergio García-Navas, ha explicado que al finalizar la reunión de la Comisión de Carnaval se ha llevado a cabo ante el ayuntamiento, y de forma espontánea, una concentración en la que se han guardado tres minutos de silencio en recuerdo y solidaridad con la familia y los amigos de Gonzalo. Porque el carnaval de Herencia sin su vecino ya no será igual.