Un violado de 9 años, una madre de 11, ¿qué está pasando entre los niños?

Un violado de 9 años, una madre de 11, ¿qué está pasando entre los niños? EFE

Reportajes

Un violado de 9 años, una madre de 11... ¿qué está pasando entre los niños?

EL ESPAÑOL habla con expertos para dar con una tecla que se aproxime a una explicación. "Está cambiando el concepto de sexualidad", afirman. La educación, la familia y el porno son ejes esenciales para desenmarañar los casos de agresiones sexuales a menores.

A pesar de las miradas, de los susurros, del silencio por respuesta, en el barrio de San Andrés de Murcia capital nadie sabe nada. O, al menos, eso dicen los vecinos de la niña boliviana de 11 años que dio a luz a un bebé cuyo padre era su hermano mayor. Ellos, con los que compartían bares, supermercados. Que llevaban a sus hijos al mismo centro escolar. Todos siguen la misma pauta: bajar la mirada, negar cualquier relación con la boca pequeña. Hasta que a más de uno se le escapa, como un suspiro, una revelación a la reportera: “Es más común de lo que piensas”.

No es la primera vez que una agresión sexual entre menores sume en el silencio más monástico a la comunidad que les envolvía. Entre los papeles y documentos que pueblan las mesas de la Policía y Guardia Civil española es cada vez más habitual encontrarse con casos espeluznantes, de esos que hacen abrir los ojos y hacerse más de una pregunta. Siempre han formado parte de los titulares de la crónica de sucesos, pero ahora son más visibles.

Las denuncias los convierten en reales y la conciencia social en denunciables. Pero esto no para. En una semana, el acoso a menores -realizado por mayores y también menores- ha copado el entorno mediático. Estos días sólo dictaminan una cosa: hay un problema social agravado por una espiral de silencio que afecta a todos.

Pero hay un diagnóstico que no es tan claro: ¿Qué es lo que lleva a esta situación? ¿Dónde recae la base del problema? EL ESPAÑOL ha hablado con expertos en la materia y ha buscado las claves del conflicto para encontrar con una tecla que se aproxime a una explicación.

Tres menores, siete días

Tres menores en siete días. Todos víctimas de acoso. Todos bajo un mismo prisma: el abuso sexual. Ninguno denunció en un primer momento, todos se derrumbaron cuando la situación les dominó por completo. Ninguno debería haberlo sufrido.

La joven madre de Murcia ingresó en el hospital por unos “fuertes dolores abdominales”. Según defienden los propios padres, ellos no sabían nada del embarazo de su hija. Tampoco sus profesores en el centro escolar, tal y como ha podido saber este periódico. “Lo habríamos puesto en conocimiento de las autoridades”, enarbolan ahora. Pero entre los demás padres del colegio corre un runrún que preocupa y avisa a partes iguales. “Es más común de lo que piensas”.

La joven madre dio a luz en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia.

La joven madre dio a luz en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia.

“En todas las agresiones sexuales hay un ejercicio de poder, pero está claro que cuando el agresor es un adulto es mucha más la influencia y el poder que que ejerce sobre la víctima. No hablamos de un tipo delictivo diferente, pero la forma y la parte psicológica es distinta”, indica a este periódico la psicóloga Timanfaya Hernández. “Esto lo hemos visto siempre, desafortunadamente”, concluye.

La niña madre murciana no es un caso aislado. En su misma comunidad autónoma, este miércoles se dio a conocer que una chica de apenas 15 años, residente en la ciudad de Lorca, había dado a luz. El padre de la criatura era un hombre de 51 años de nacionalidad ecuatoriana. Era, también, su compañero de piso: los padres de la adolescentes alquilaban una habitación en su domicilio. El inquilino violó a la chica, que no dijo nada a su familia. Ahora le ha denunciado, pero él ha huido de España. Está en busca y captura.

Niños que violan a niños

El problema genera una mayor alarma entre los profesionales cuando los propios menores son los que comenten los delitos sexuales. Cuando la base se corrompe. Cuando en la infancia se desestabilizan las estructuras y ellos mismos cometen los abusos.

“Está cambiando absolutamente el concepto de sexualidad y los valores de los adolescentes Hay un componente antisocial, de falta de empatía, de posicionarse en el lado de la persona que sufre. Hay un mayor conocimiento, hay más información sobre sexualidad pero la gestión que se está haciendo de ello es absolutamente deficiente”, considera Hernández.

En Chilluévar (Jaén), otro niño -de 9 años- llevaba tiempo viviendo una auténtica pesadilla. Aguantó y aguantó las amenazas, las vejaciones, los golpes y las violaciones. Hasta que no pudo más. Sus agresores eran tres hermanos (uno, de nueve años y dos de 13) y un primo de ellos, de 11.

El niño de 9 años contó a sus padres que en el colegio lo habían violado “tres o cuatro veces”

El niño de 9 años contó a sus padres que en el colegio lo habían violado “tres o cuatro veces”

Las agresiones sexuales habían tenido lugar durante el tiempo de recreo en la jornada escolar. Todas en el colegio. Todas perpetradas por varios de sus compañeros. En el colegio afirman que tampoco sabían nada. Pero “es más común de lo que piensas”.

El papel del porno

“La educación, la cultura, la forma de ver las relaciones sexuales. Todo influye”, afirma la psicóloga infantil Mara Cuadrado. Los niños hoy en día tienen acceso a “todo tipo de imágenes, vídeos, documentos en los que se reflejan las relaciones sexuales de manera más o menos distorsionadas”. Para la experta, el porno que se consume y que triunfa es un buen termómetro para baremar el valor que se le da a la sexualidad en la actualidad. 

Porque, al final, las agresiones sexuales son un problema público, que afecta a todos los ciudadanos, Timanfaya Hernández cree que es necesaria la creación de programas de prevención e intervención adecuados para las situaciones en las que nos movemos actualmente: “Algo está fallando, en la educación pública y de salud pública”.