El Español
Vivir
|
Moda

El coruñés Adrián Mallo lo tiene claro: el corte de pelo no tiene género

Ubicado en la calle Padre Feijóo, el Hair Studio de Adrián Mallo ofrece cortes de pelo estéticos y funcionales a hombres y a mujeres
Ofrecido por:

Contenido patrocinado

La clave del éxito y la fórmula mágica

El equipo de Adrián Mallo Hair Studio no entiende el corte como una finalidad, sino como una conexión entre lo estético y lo funcional.

El asesoramiento previo al corte es crucial para entender a la persona y conseguir un corte con el que se vea reflejado y cómodo. “Quiero abrirle la mente a la gente”, comenta Adrián, “que se le otorgue al corte la importancia que tiene el día a día”. Al hablar con Adrián, son muchas las personas que cambian la idea sobre el corte de pelo y sus preferencias. Todo tiene un por qué en el proceso de corte que se lleva a cabo en el Hair Studio. “Cada cliente es un proyecto para nosotros”, afirma Adrián. Él y su equipo, formado por Carlos Xiri y Daniel Gape, crean vínculos con los clientes para poder llevar a cabo seguimientos y transiciones de su estética capilar.

Forma, estética y funcionalidad es el equilibrio que se busca con cada cliente. “A la persona que viene le preguntamos por su día a día, la forma de la cabeza, si dedica mucho tiempo a arreglarse, si prefiere algo mas cómodo, informal, un cambio.. es un proceso psicológico y estético”, recalca Adrián, “y sobre todo, inspirador”

El corte no es un peinado

Un buen corte debería tener una forma y no requerir de peinarse. “A la peluquería hay que ir por gusto y no por necesidad”, tiene claro Adrián. Los cortes que realizamos tienen una aspecto importante, son sencillos de arreglar, crecen con forma y aguantan bien durante un período de tiempo. Hay gente que va a la peluquería a por un peinado y gente que va a por un corte. Hay público y profesionales para todo,  por lo general, el 90% de las personas buscan un corte y, a raíz de ese corte de pelo, peinarse.

¿Cómo funciona el cabello?

Como expertos en el cabello, en el estudio además de realizar cortes, asesoran en cuanto al cuidado del mismo y a qué productos elegir. También tienen a la venta sus propios productos. Por un lado, el Potenciador AMHS, un fijador flexible alcalino de dos acabados. Por otro lado, la Base AMHS, un ácido que da volumen e hidratación. No se tratan de ceras, gominas, acondicionadores ni mascarillas… Lo importante del producto es la composición química y el uso correcto del producto, no la nomenclatura que se le de.

El pelo tiene dos cualidades que hace que desde el estudio puedan decidir qué corte le viene bien a cada uno: el peso y la tensión. Entender el peso es fácil: cuanto más largo más pesa. La tensión es más compleja, pues se trata de la fuerza con la que nace el pelo en diferentes partes de la cabeza.

¿Cómo saber qué corte nos conviene?

“Los clientes solo tienen claro que quieren sentirse guapos y cómodos”, afirma Adrián. Cada longitud tiene una por qué, por ejemplo, el pelo largo es un símbolo de fuerza y cómoda, es situarse en una zona de confort en la que nos sentimos estables y seguros.

Lo que mas se pide a día de hoy son cortes cuadrados, que nos hacen vernos más esbeltos y proporcionados. Por ejemplo, el mullet o swaggy, que combinan zonas cortas y largas que reparten el volumen de manera homogénea. Son cortes versátiles, informales, demandados tanto por ellos como por ellas.

El centro está ubicado en la calle Padre Feijóo, dónde Adrián y su equipo se encargan de asesorar y cortar. En la Rúa Nueva 18, además, tienen una academia de formación en la que cuentan con una profesional de colorimetría para trabajos de color.

Vivir