El Español
Vivir
|
Gastrosantiago

Abre en el Mercado de Abastos Muna, el primer local de comida libanesa de Santiago

Santiago ha cubierto una asignatura pendiente: la semana pasada abrió en el Mercado de Abastos Muna, el primer local de la ciudad especializado en comida libanesa, con una oferta que va del hummus, el faláfel y el tabbouleh al baklava, el lahmacun o el kibbeh
Muna Doueihi, la responsable del puesto de comida libanesa Muna.
Quincemil
Muna Doueihi, la responsable del puesto de comida libanesa Muna.

En Santiago es posible degustar comida procedente de casi todos los rincones del mundo, desde italiana, japonesa o francesa hasta turca, china, americana o mexicana. Pero había una carencia: no había ningún local especializado en la gastronomía libanesa. Hasta ahora.

La semana pasada abrió sus puertas en la nave uno del Mercado de Abastos «Muna, delicias libanesas para llevar», un puesto regentado por Muna y Yanett Doueihi Makhluf, dos hermanas de origen libanés donde descubrir los sabores de este país de Oriente Próximo.

Muhamara y hummus en Muna, en el Mercado de Abastos de Santiago.

«Queremos acercar los sabores del Líbano a Santiago: tenemos una variedad inmensa y, cuando alguien los prueba, se enamora y ya no puede parar», explica Muna en una entrevista concedida a Quincemil.

Así, ahora en el Mercado de Abastos es posible disfrutar desde platos libaneses tan conocidos como el falafel, el hummus o el tabbouleh hasta otras «delicias para llevar» por descubrir como el baklava, el lahmacun o el kibbeh.

Origen

Muna Doueihi Makhluf, hija de padres libaneses, nació en Venezuela. Sin embargo, en su casa siempre se vivió un ambiente muy cercano al del Líbano, donde posteriormente viviría durante siete años.

Hace 18 años que se mudó de Líbano a Santiago, donde estaba viviendo un hermano suyo, y abrió un restaurante en el que apostó por ofrecer comida de diferentes lugares del mundo, desde Turquía hasta Tailandia, pasando también por Líbano.

«Esta vez quise probar la idea de apostar solamente por la comida libanesa: es muy conocida internacionalmente y siento que atrae a la gente, pero quiero que la conozcan más», explica Muna.

La elección del lugar, la nave uno del Mercado de Abastos, no es casualidad: para ella era muy importante estar presente en un lugar con la afluencia y el significado de la plaza. «Hay mucha gente, muchos turistas y muchas visitas, es donde queríamos estar», precisa.

El pasado jueves Muna y su hermana Yanett abrieron las puertas de este puesto, en el que hay tanto platos libaneses elaborados por ellas como diferentes productos procedentes de este país de Oriente Próximo.

Oferta

En Muna, en el local 63-64 de la nave uno, se puede encontrar una amplia muestra de la gastronomía libanesa, aunque también es posible realizar encargos de otros platos o incluso contratar un cátering para eventos, toda vez que la cocina de este país «es amplísima».

Así, junto al omnipresente hummus -crema de garbanzos- es posible encontrar en el mismo formato el muhamara, otra crema hecha a base de pimientos y nueces.

Baklava en Muna, en el Mercado de Abastos de Santiago.

Su propuesta también incluye el faláfel, el kibbeh -una especie de croqueta con base de carne de ternera, trigo y piñones que es considerada el plato nacional de Líbano- o el fatayer, una empanadilla que puede ir rellena de carne o de espinacas y acelgas.

Los frutos secos están muy presentes en todos los platos, incluidos los postres: el baklava, un dulce que rodea con masa filo un relleno de nueces, almendras, pistachos y azúcar triturados, todo ello con un aroma y un sabor especiales gracias al agua de azahar y el agua de rosas.

Productos en Muna, en el Mercado de Abastos de Santiago.

Otro postre que se puede encontrar en Muna es el layali lubnan, un pudin que reúne fruta con frutos secos. Más allá de la comida libanesa, hay un par de pinceladas de la Venezuela natal de Muna y Yanett, como tequeños o empanadas.

«Para Navidad también tendremos hallacas, un plato muy navideño de Venezuela, con harina de maíz, guiso de carne y pollo envueltos por hojas de plátano», explica Muna.

Layali lubnan en Muna, en el Mercado de Abastos de Santiago.

En su primera semana de actividad en el Mercado de Abastos, Muna y Yanett han tenido una muy buena acogida, avalada de la mejor forma posible: los que han probado su comida han vuelto.

«Los sabores de la gastronomía libanesa son distintos, pero muy buenos: a veces la gente es reacia a probar, pero en cuanto comen algo siempre gusta», concluye Muna.

¡Síguenos en Facebook!
Vivir